Hipócritas

la mujer de cesar

 

Otra vez, medios e interesados se coaligan para sacar a relucir que, por más manifestaciones y declaraciones en favor de los derechos de la mujer que se hagan, los viejos dogmas machistas siguen vigentes.

Hoy, un tertuliano de la SER volvió a sacar a paseo el resobado dicho de que la mujer del César, además de ser honesta, tiene que parecerlo, sustituyendo el final por un etcétera, porque no hay ignorante en este país que no se lo sepa. Cabe recordar que el dicho procede de un incidente, causado por un hombre, que arrojó sospechas sobre la honestidad de la mujer de Julio César. Aún reconociendo que su mujer era inocente, Julio César la reprobó.

Pues bien, hoy la derecha reprueba a Begoña Gómez esparciendo la especie de que es una enchufada y arrojando, sobre su nombramiento, la sospecha de ilegalidad al equiparar su ascenso profesional al cohecho impropio que una juez atribuye a Pablo Casado por un asunto que pone en tela de juicio su honestidad.

O sea, que si un hombre llega a la jefatura de gobierno, en este país se exige a su mujer que se convierta en un adorno de la presidencia. ¿Que tiene un currículum logrado con su esfuerzo, no como el de Casado? Que lo olvide. ¿Que tiene veinte años de experiencia profesional que la hacen idónea para un cargo en el ámbito de su carrera? Que se retire mientras el marido ostenta su cargo. Si esto no es machismo, a ver quién lo desmiente.

¿Quién lo desmiente? Los listillos del pero y el sin embargo. Ya puede la señora tener currículum y experiencia, pero, sin embargo, parece enchufe, y como lo parece hay que reprobarla. No se trata de atacar al feminismo. No, que va. Se trata de aprovechar el asunto para proyectar sospechas sobre los nombramientos del presidente. Pero resulta que a la señora Begoña Gómez la contrató una empresa privada. Da lo mismo. El PP y Ciudadanos no pueden desaprovechar la oportunidad de embarrar al adversario como sea, aunque sea pregonando una vez más su cinismo y su indecencia.

Hay una prueba indiscutible para esclarecer si este es un caso de machismo o no. ¿Alguien sabe a qué se dedicaba el hombre de Soraya Sáenz de Santamaría mientra ella era vicepresidenta del gobierno? ¿Renunció este señor a su carrera profesional cuando la señora accedió al altísimo cargo, para evitar sospechas? No es lo mismo, dirán los listos. El dicho va de la MUJER del César, no del marido de nadie.

En fin, que nadie se engañe. Mucho moderno y moderna se proclaman feministas para hacer alarde de modernidad, pero siguen aprovechando cualquier circunstancia para devolvernos a la edad oscura que supuestamente terminó hace cuarenta años. Para muestra, los medios que ayer y hoy han puesto el nombre de Begoña Gómez en segundo lugar, destacando en titulares el apelativo de “la mujer del presidente”. Eso sigue vendiendo mucho más. O sea, que todos esos están dando muestras de ser HiPÓCRITAS con todas las letras.

Anuncios

6 comentarios sobre “Hipócritas

  1. María, como siempre tus reflexiones son tan acertadas, que solo puedo decirte, ¿Cuándo tenga alguna una duda te la puedo consultar? Gracias por existir, saludos con abrazo incluido.

    Me gusta

  2. María, tus reflexiones escritas son tan irrefutables que solo con leer lo que plasmas se me hace difícil comentar algo.
    Pero esta vez sí lo voy a hacer.
    Sabes que seguimos en una Transición No Transitada.
    ¿Qué puede decir el recién presidente del PP?
    Es asco lo que me produce esta ¿oposición?
    Son incapaces de saber perder…
    Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s