El hipo y la taquicardia

Pio_XII

He cometido un grave pecado contra mí misma. He comido con los auriculares de mi radio enchufados a mis orejas oyendo todo lo referente al congreso del Partido Popular. Estoy pensando si me conviene tomar un complejo proteico estomacal para liberar ácido gástrico permitiéndome llevar a cabo una digestión saludable o si me tiro en la cama como un fardo anhelando la siesta que me lleve por el mundo de los sueños lejos de este país.

A eso del mediodía, antes de la votación, los locutores de dos emisoras ofrecieron un resumen de los compromisos del actual presidente del PP, Pablo Casado.  Se comprometía a prohibir el aborto, la eutanasia; a devolver  la maravillosa ley de educación de Wert para seguir primando la educación concertada, y si con aulas separadas por sexo, también; a reforzar el código penal para agravar las penas por diversos delitos; a bajar impuestos a sociedades, etc., a aquellos, en fin, del club de los ricos, de lo cual se deduce que subirá el impuesto de los pobres y los medios pobres porque si no, las cuentas no cuadran; a ponerse más duro con los independentistas para salvar la unidad de España  y ensalzar balcones con banderas patrias, qué más quisieran los independentistas para seguir clamando por la compasión del mundo.

En ese momento entraba yo en la farmacia con mi receta kilométrica y sentí que necesitaría un medicamento más para quitarme la taquicardia. Ahora, reviviendo esto mientras escribo, me ha dado hipo. Lo que me recuerda que el Papa, Su santidad Pío XII, se murió de hipo. Dicen las crónicas oficiales que murió de insuficiencia cardíaca porque suena mejor, pero fue de hipo. El  hecho me sorprendió mucho a mis diez tiernos años de edad,  y  desde entonces, lo he recordado con miedo cada vez que me da hipo. Dijo uno cuyo nombre no recuerdo que España se ha vuelto Italia, pero sin italianos. Corrijo. Muchos españoles tienen ganas de volverse italianos porque si no, no se explica cómo ocho millones votaron al Partido Popular. Es que Italia tira mucho,  por los monumentos, la canciones y ahora por los payasos y monstruos que han elegido para gobernar el país. Sólo les ganan los americanos, como siempre.

Y bien, ganó Pablo Casado, y es ahora presidente del partido más votado, expulsado a la oposición por populistas, separatistas y amigos de ETA, dice el interfecto. Durante los larguísimos días de esta semana, los blabladores de las tertulias se han cuidado mucho de no recordar al personal que este señor tiene las de todas, todas de ser imputado por el Supremo por haber  falsificado notas, trabajos y títulos  para montarse un currículum de caerse para atrás. Pero la realidad existe a prueba de fantasías y deseos. Es muy probable que la imputación llegue con el otoño y que el flamante presidente del PP se vea en el mismo trago que Mariano Rajoy cuando la sentencia de la Gürtel le costó el gobierno. ¿Qué pasará entonces? Lo digo yo porque los blabladores son muy cobardes y no se atreven. Durante unos días, Casado culpará de sus fraudes a la universidad. Viendo que no cuela, culpará a la izquierda. Viendo que no cuela, hará un mitin o varios diciendo que no se va, que se queda. Y entonces saldrá otro documento u otro video que le hará dimitir. Esto no lo sé yo por clarividente. Lo sabe cualquiera que se ponga a analizar. ¿Y después? Puede que le sustituya Saenz de Santamaría o cualquier otro, qué más da.

Pase lo que pase, tenemos diversión garantizada. A partir de mañana mismo, Pablo Casado y Albert Rivera van a luchar a dentelladas figuradas por comunicar quien es más carca, más retrógrado, más franquista, más de derechas, vaya. Se avecinan las municipales y europeas, y ambos se dejarán la piel, como se dice, por atraer a los votantes más carcas, mas retrógrados y más franquistas.

¿Y los racionales si los hay? Sí, los hay. Los racionales conservaremos la esperanza de que entre los españoles haya muchos más que piensan, muchos más dispuestos a votar por la libertad y la solidaridad que ofrece la llamada izquierda. Suponemos que Casado y Rivera se lanzarán como fieras sobre Pedro Sánchez si les queda tiempo entre match y match propio. Pero creemos, queremos creer que la mayoría no se dejará engañar y manipular por los pintas.

La esperanza obra milagros. Mira por donde, me he acordado de Pedro Sánchez y sus ministros y se me han pasado la taquicardia y el hipo.

 

Anuncios

10 comentarios sobre “El hipo y la taquicardia

  1. Según mi menor acierto en los análisis que los que haces tu, voy a dar mi opinión, seguro que equivocada, pero que es lo que ahora pienso.
    Para la mayoría, con la victoria clara y creo que esperable de Casado, ya que se veía venir el apoyo de la gran perdedora de la primera vuelta: La Cospe y los suyos. Estos, que no todos son tontos, aunque tengan otros cientos de defectos, saben que acertar al apostar por el caballo ganador, implica quizás al menos su futuro político. Cuando digo futuro, me refiero al acceso a los cargos que proporcionan un espléndido sueldo, sin que nadie les exija ningún título, ganado o regalado. Y menos aún garantía alguna de su competencia para el cargo que le adjudiquen a la hora del reparto.
    Hay, no obstante algo que, tácitamente se les exige: superar a su líder en su ideología. Si, como en este caso, su presidente es de derecha-extrema derecha, (lo de centro-derecha) no se lo cree nadie, hay que ir haciendo manifestaciones a quien le arrime una “alcachofa”, de que tienen ideas que dejan corto a su jefe.
    Pero la guerra no ha terminado. Es más, creo que no ha hecho más que empezar. El momento álgido vendrá con el reparto de cargos, donde unos por venganza y otros porque, un más que posible mal resultado en las urnas para las elecciones municipales y autonómicas, va a dejar a muchos sin sillón. Y la verdad, todos no van a encontrar una gran empresa en que colocarse.
    Lo peor, (para ellos), aún está por venir.
    No creo que pierdan muchos votos por sus innumerables casos de corrupción, ni tampoco por su horrible etapa de gobierno. Los perderán porque se van a acabando sus principales argumentos: ETA y procés catalán, Sin eso, no son nada. Nunca lo han sido.

    Le gusta a 2 personas

  2. Coincido con tu análisis María. El Pp-franquismo sigue manteniendo las esencias de aquel inmuno régimen. Su ADN no puede evolucionar y convertirse en un partido similar a los de derecha cristiano demócratas o liberales. En nuestro caso,los franquistas impusieron una democracia de baja intensidad, una evolución con ajustes de la llamada democracia orgánica de los tecnocratas del genocida y de la obra de Monseñor Escribá. De ahí, que nos impongan su Mausoleo, sus mártires carniceros y toda esa parafernalia o que hayan sido incapaces de atender la gran injusticia de los asesinados y haber recuperado sus cadáveres en las cunetas…

    Le gusta a 1 persona

  3. Mariaes la mejor definicion que he leido.
    Te agradezco el analisis
    Sosegado y te comprendo.Francamente tuve que retirarme
    De tanta fanfarria, y teatrillo durante dos dias.Los dedique a la
    Reflexion.

    Me gusta

  4. Me tranquiliza que se te haya pasado el hipo, María. A Pío XII no se le pasó porque, de tanto avalar cruzadas y santificar generalísimos y tal, se le había hecho bola y el hipo no le permitía tragar. Me extrañó que el Papa Wojtyla no lo hubiese hecho santo, se conoce que estaba muy ocupado santificando al padre de Camino, ya saben el cura que quería ser marqués y cuyos ataques de cólera eran tan queridos por los prosélitos de la secta que creó.
    Pero volviendo al aquí y ahora, yo también he seguido con atención el Congreso del PP. Las caras de Rajoy y la compaña me hicieron temer lo peor, y lo peor de lo mejor ha sido para todos nosotros. Pablo Casado seguramente será conocido como “el breve”, algo similar a lo que le pasó a su admirado Hernández Mancha.
    La derechona siempre ha sido muy cainita, nada nuevo, Casado es rancio y antiguo como lo es Mariano, pero el segundo había apostado por Soraya “maravillas”, él y una gran parte de los revenidos del partido, pero no, ha sido la parte más rancia y retrógrada la que ha ganado. Dice un proverbio árabe que te sientes a la puerta de tu casa y verás pasar el cadáver de tu enemigo, y yo creo mucho en los proverbios, así que estaré pendiente, en mi casa, para ver como Ferreras hace un especial de una semana, para contarnos el funeral político de un iluso con ínfulas de sabio. Al tiempo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s