Franco vive

valle de los caídos

 

La tumba de Franco, en tan sacro y espectacular recinto, no es un simple e inocuo monumento para recordar a las nuevas generaciones las glorias del Caudillo por la gracia de la guerra. La tumba, el Valle de los Caídos todo, nos recuerda que Franco vive.

Franco vive en la jerarquía de la Santa Iglesia católica que convirtió a Dios en romano y a los españoles de bien, en sus hijos predilectos. La Iglesia llamada por su Dios y su Santiago a preservar las santas costumbres y exigir el poder para implantarlas.

Franco vive en el hombre y en la mujer que han vivido largos años atrincherados en sus parcelas enseñando los dientes al extraño. Hay pueblos y aldeas donde el puñado de ancianos que las habitan votan casi todos a quienes les dicen que nada ha cambiado desde los tiempos en que el orden y la Santa Iglesia se impusieron a sangre y fuego, y les prometen que nada cambiará.

Franco vive en el hombre y en la mujer a quienes el dinero ganó el título de señor y señora con una serie de privilegios concomitantes. No quieren verse, el señor y la señora, obligados a confundirse con obreros y menesterosos, mucho menos a compartir con ellos una parte de su dinero. Estos votan a quienes entienden que la igualdad es cosa de radicales y la solidaridad un término buenista, por lo que les prometen rebajar impuestos y facilitarles la evasión. Para estos, la libertad y la democracia consisten en que el gobierno les permita que aumenten su fortuna, libre y democráticamente, sin incordiarles con asuntos ajenos a sus asuntos.

Franco vive en los jóvenes que se unen a un partido con la esperanza de medrar y subir a los estrados y tribunas que cámaras y alcachofas rodean buscando al personaje que les ofrece fotos y noticias. Jóvenes que recuerdan y observan al pie de la letra el consejo del Caudillo de no meterse en política.  Jóvenes que entienden que para cumplir sus sueños basta repetir lo que manden los de arriba sin cometer la insensatez de aportar algo nuevo. Jóvenes que no quieren que algo cambie excepto su fortuna para bien.

Franco vive en el pobre, amargado por lo que considera el fracaso de su vida, que alivia su amargura despreciando al más pobre, arrimándose a los líderes del partido de los más ricos porque, aunque nada le den, al menos le permiten engañarse sobre su condición desgraciada.  Y para no avergonzarse de sus motivaciones miserables, este tipo de pobre se viste de patriotismo y ensalza y vota a quienes le prometen que no permitirán la entrada de extranjeros que amenacen su miserable bienestar.

Franco vive en las glándulas donde se cuece el odio  al vecino; en los hombres y mujeres que ocultan sus complejos de inferioridad sintiéndose ciudadanos de una nación superior; en los que se vendan los ojos con banderas para no verse obligados a soportar la inmensa anchura del mundo y la realidad de que todos sus habitantes son iguales. Estos patriotas votan a quienes ensalzan sus banderas particulares despreciando a todas las demás.

Franco vive en el cobarde que heredó el miedo de sus padres a oponerse a lo que manda el poder y a señalarse por defender la libertad y el progreso. Vive en quienes no se atreven a tocar sus huesos para enterrarlos en la ignominia de un lugar anónimo. Vive en quienes se oponen a negar el derecho de su familia a heredar su fortuna y sus privilegios.

Encima de centenares de miles de cadáveres y del dolor de los que aún viven y recuerdan la venganza de los vencedores contra los vencidos, Franco vive.

 

Anuncios

5 comentarios sobre “Franco vive

  1. Los apellidos “ilustres” del franquismo siguen mandando en muchos puestos, públicos y privados, los mismos apellidos que escuchábamos hace 40 años o más.

    Le gusta a 1 persona

  2. Franco vive en el corazón de los miserables, de los xenófobos, de los intransigentes con la evolución y el progreso de todos, porque el progreso es cosa suya y solo suya.
    Has definido con gran acierto esa resurrección de Franco, la resurrección que no es tal porque Franco no ha muerto todavía, porque la ignominia no lo enterrará hasta que no se haga justicia con sus víctimas, con sus fundaciones y sus acólitos vestidos de franela y corbata de seda, o repartiendo caridad en rastrillos y eventos que solamente buscan el lucimiento de las señoras de bien, tan caritativas ellas.
    Todavía no han entendido lo que significa igualdad, justicia, reparación del daño causado durante los cuarenta años de dictadura y los cuarenta de la maltrecha democracia. Ochenta años con la desfachatez por bandera, el patriotismo como lema y el dinero como fin último.
    Han tenido una ayuda impagable, la ignorancia y la iglesia, un binomio que aborrega a una parte de la población que sigue creyendo en pajaritos que preñan, en que las mujeres son inferiores y en que la sangre es la única forma de transmitir la jefatura del estado.
    Pobres imbéciles a los que la luz del entendimiento no llega porque viven en la sombra, como su dinero, como su vesanía, furiosa demencia que les atiborra de frases hechas, de banderías y símbolos que les hacen sentirse superiores. Superiores en estulticia y encanallamiento, pienso yo.
    Nada se puede construir sobre el odio, solamente generar más odio, más enfrentamiento y más distancia entre la España que reza y se golpea el pecho con una mano mientras la otra roba, que no sepa tu mano derecha lo que hace tu izquierda y viceversa. Mientras el resto, la inmensa mayoría asiste atónita a este nuevo resurgir del supremacismo, el separatismo, el blindaje del Valle de los Caidos y los brazos alzados cara al sol.Todo muy surrealista, todo muy frustrante y triste.
    O enterramos definitivamente a Franco, o la noria de la vergüenza seguirá girando sine die.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s