Por qué sí a la moción de censura

jauría de perros

 

Hay que cambiar el mundo. A finales de los sesenta, una juventud enfervorizada por la voluntad de cambiar el mundo y la esperanza de poder hacerlo se lanzó a las calles de Europa y América para convencer a las masas de que había que cambiar el mundo. ¿Qué mundo había que cambiar?

La Primera Guerra Mundial y la depresión de 1929 habían convertido a europeos y americanos en una masa  de seres aterrorizados que buscaban, como perros callejeros, amos que les garantizaran techo y comida. Unos cuantos iluminados descubrieron su gran oportunidad. Mussolini  convenció a los italianos de  que el fascismo, con él a la cabeza, llevaría al pueblo a la grandeza moral y material. Los italianos se adaptaron a la moral de perros apaleados y aceptaron que la grandeza material del pobre consiste en llenarse el estómago tres veces al día. Adolf Hitler convenció a los alemanes de lo mismo aderezándolo con orgullo racial y nacional. Ambos tuvieron admiradores en Europa y en América hasta que la ambición les hizo enloquecer y  ya sabemos lo que pasó.

Tras el desastre de la guerra, una masa de seres aterrorizados buscaban como perros callejeros amos que les garantizaran techo y comida. A asistirles acudieron, prontos, los grandes vencedores del conflicto; los dueños del dinero. Los americanos se adaptaron a la rígida moral impuesta por el partido republicano, protector de la libertad de los ricos. En Europa, los políticos fundaron una comunidad económica que les permitiera competir con los dueños del dinero de otras partes. Y también los europeos se adaptaron al gobierno del dinero por el dinero; plutocracia, lo llamaban los griegos.

Ese era el mundo que querían cambiar los jóvenes de los 60 y por cambiarlo lucharon hasta que terminaron sus carreras y  consiguieron trabajo con buenos sueldos y se apuntaron al gran invento de la VISA. Y, qué caray, con piso, coche y viajes en vacaciones y la posibilidad de comprarse lo que les hiciera falta y lo que no, pagando en cómodos plazos mensuales, ¿ a quién se le ocurre meterse en política con la intención de cambiar el mundo?

Y llegamos al siglo XXI. Y el siglo apenas empezaba cuando la ambición de los amos del dinero provocó otra gran recesión. Y una masa de seres aterrorizados empezó a buscar, como perros callejeros, amos que les garantizaran techo y comida. A esos seres no les costó nada adaptarse a una moral de perros. Estaban acostumbrados. Y como estaban acostumbrados, entregaron con sus votos la mayoría de los gobiernos de Europa y América a los protectores de los amos del dinero.

 

Como este artículo no va de historia universal,   concentrémonos en lo que pasó y pasa en España. La gran recesión de 2008 lanzó a la masa de seres aterrorizados a los brazos del Partido Popular. Y Mariano Rajoy y su partido se convirtieron en dueños del país tratando a los de la masa como a perros.

¿A alguien que esté en su sano juicio se le ocurre pensar que las explicaciones que nos han dado Mariano Rajoy y sus portavoces desde la aparición de la sentencia de la Gürtel fueron concebidas para convencer a seres racionales?

Un tal Pedro Sánchez decide presentar una moción de censura para eliminar  la corrupción del gobierno, para eliminarla del modo de hacer y pensar que se ha ido extendiendo por todo el país como la peste, para eliminar al gobierno corrupto de Mariano Rajoy y su Partido Popular. Y Mariano Rajoy y su Partido Popular acuden prestos ante las alcachofas para decir que la moción de censura de ese Pedro Sánchez es inmoral. ¿Inmoral? ¿Un partido condenado por lucrarse con la corrupción, un presidente del gobierno considerado mentiroso por los jueces, un partido y un presidente que han vivido a costa de los españoles mintiendo, robando o permitiendo robar, faltando a la responsabilidad en el ejercicio de su cargos, faltando a sus promesas y juramentos se atreve a decir a los ciudadanos que quien quiere librar al país de su putrefacto gobierno es inmoral? Quien no se dé cuenta de que Rajoy y sus portavoces están convencidos de que los españoles son idiotas, es que es idiota.

Albert Rivera y su Ciudadanos se presentan ante los españoles como alternativa para regenerar el país después de ser cómplice del PP en el Congreso, en  Asturias, en Madrid. Y dice que sostiene a los corruptos por sentido de la responsabilidad. Y dice que defiende la Constitución y  que en vez de una moción de censura, hay que convocar, en contra de la Constitución,  elecciones generales. Y dice que si hay moción de censura el candidato no sea Pedro Sánchez, ¿por qué? ¿Para qué decir por qué? Dicen las encuestas que la masa de seres aterrorizados está buscando. como perros callejeros,  otro amo por el estilo de Rajoy, y Rajoy, que sabe mucho, está convencido de que los españoles son idiotas y de que se les puede decir cualquier disparate porque nadie se lo va a cuestionar. ¿Y que ha hecho y sigue haciendo Rivera?  Rivera hace lo mismo que Rajoy porque Rajoy sabe mucho, y él, que es muy listo, ha aprendido mucho también.

Recuerdo a una jovencita que empezó a estudiar Ciencias Políticas y se murió de decepción –en sentido figurado, afortunadamente. Quería cambiar el mundo junto a aquellos que entendían la política como la administración del bien común en favor del bien común. De aquellos quedan muy pocos.  ¿Qué se estará enseñando hoy en las facultades? Entre otras cosas, economía, claro, pero ¿para qué?

Un masa de seres aterrorizados, como perros callejeros, votan por un loco en los Estados Unidos porque les promete que ningún perro extraño les vendrá a robar el pienso. Por lo mismo votan en Austria, en Hungría. ¿Será irreversible la degeneración de la sociedad, del mundo?

Dice Pedro Sánchez que presenta la moción de censura por imperativo ético y que gobernará hasta las próximas elecciones para cambiar a España. ¿Cambiar para qué? Para devolver a los españoles la dignidad de ciudadanos, de seres humanos con derecho a que se respete su libertad y, sobre todo, su inteligencia. La dignidad no se come ni sirve para pagar el alquiler o la hipoteca o el coche o la VISA. Sólo sirve para vivir respetándose a uno mismo y a sus hijos. ¿Estará dispuesta, la mayoría de los españoles, a poner su dignidad de seres humanos por encima de todo lo demás? La respuesta tendrá que esperar hasta que los diputados expliquen cómo van a votar la moción de censura  y por qué.

 

Anuncios

4 comentarios sobre “Por qué sí a la moción de censura

  1. No voto a rajoy pero tampoco podria votar a otros amos.el devenir de muchos pueblos tiene sus ciclos.nunca fue rica la sociedad española ni incluso en su siglo de oro.reyes y obispos se aliaron y la riqueza de America nunca llego al pueblo.por eso ahora votan a rajoy porque los perros no quieren pasar hambre y honor dignidad autoestima son valores que caeran en desuso.hay hoy demasiados perros y poco pan

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s