¿Y ahora qué? ¿Pedro Sánchez?

podredumbre

 

¿Para qué preámbulos? Todos sabemos ya que el presidente del gobierno miente, que su partido es una organización con el fin de delinquir y que la corrupción se unió ayer, en los principales diarios del mundo, a las demás características de la marca España. Lo sabemos, pero para enterarnos no hacía falta que nos lo dijera la sentencia de un tribunal. Hace muchos años que lo sabíamos, hace muchos años que cada declaración del presidente y de los varios portavoces del Partido Popular proclamando la inocencia inmaculada de su organización  nos sonaba a burla; la burla que se permiten los adultos cuando engañan a los niños; la burla que se permiten los desalmados cuando engañan a un tonto. ¿Son tontos la mayoría de los españoles que votó para llevar a Rajoy a la presidencia del gobierno en 2011 y que le volvió a votar en 2015? Son tontos o algo peor.

Sí, es una vergüenza quedar ante el mundo como una sociedad que permite y sufre corrupción al nivel  de un país tercermundista. Pero esa vergüenza no deja de ser una reacción superficial. Quien se atreva a zambullirse en el fondo del asunto para encontrar respuesta a la pregunta de cómo pudo pasarnos esto, de cómo nos puede seguir pasando, descubrirá que esto no es sólo una vergüenza; es una tragedia.

La mayoría de los españoles está podrida por dentro, se ha dejado pudrir por una propaganda científicamente diseñada para convertir a la masa en trabajadores estúpidos que consumen su tiempo trabajando y se gastan sus sueldos consumiendo lo que les dicen que tienen que consumir y consumen su escaso tiempo libre hipnotizados ante la pantalla del televisor o la pantalla de sus móviles y convierten a sus hijos en consumidores estúpidos poniéndoles delante un televisor o un móvil  para que nunca caigan en la tentación de razonar, de reflexionar, de evolucionar como personas.

La inmensa mayoría de los españoles exhibe una falta de cultura propia del analfabeto y padece, de hecho, de analfabetismo funcional. ¿Cómo es esto posible en un país en el que la educación es pública y gratuita desde hace décadas? La causa puede encontrarse respondiendo a otras preguntas. ¿Cuántos padres se preocupan por la calidad de la educación que se ofrece a sus hijos en los colegios públicos? ¿Cuántos se movilizan para exigir al colegio público la misma calidad de educación que ofrece un colegio privado? ¿Cuántos se movilizan para protestar por la calidad de los textos? ¿Cuántos se niegan a comprar textos que parecen revistas, con fotografías en todas las páginas que encarecen el precio del mal llamado libro quitándole espacio a la información? ¿Cuántos padres tienen el valor de analizar a fondo sus estúpidas vidas y de esforzarse por educar a sus hijos para que no vivan perpetuamente esclavos de la misma estupidez?

De esas preguntas se puede desembocar en otra que ya nos deja muy cerca de la verdad. ¿Qué puede esperarse de una sociedad estúpida que en lugar de exigir lo que se llama ejemplaridad a sus políticos, se afana por seguir su ejemplo endeudándose para exhibirse en buenos coches, hipotecándose para poder vivir en un chalet? Ya lo ven, el más alto cargo de un partido supuestamente de izquierdas convoca referéndum entre sus militantes no para preguntar sobre medidas sociales, sobre proyecto político. Convoca referéndum para preguntar si les parece bien que se compre un chalet para que sus hijos puedan vivir mejor y en mejor compañía que los hijos de los trabajadores pobres, es decir, de la mayoría de los trabajadores de este país. Y es probable que los militantes respondan a la convocatoria y voten. Al fin y al cabo, no tiene nada de malo querer subir en el ascensor social y codearse con los que están arriba. ¿No es eso lo que quiere todo el mundo? ¿No es eso para lo que vive y se esfuerza la mayoría? Claro que el político de marras y su pareja han conseguido ascender gracias a los pingües sueldos que les pagan con dinero público. Pero, ¿qué mas da?

La propaganda ha conseguido que la masa rechace compartir su dinero con pobres, con indigentes, con refugiados , y que sienta una profunda empatía con los triunfadores, sean cuales sean los medios de que se valen para triunfar. A tanto llega esa empatía que  los miserables  sienten con los privilegiados, que no les importa pagarles los lujos con sus sueldos o dejarse robar por ellos. Al fin y al cabo, ellos harían lo mismo que los privilegiados si pudieran. La mayoría está podrida por el egoísmo y la falta de valores humanos.

Ayer, esa mayoría no se rasgó las vestiduras ni se sumió en la tristeza al ver al presidente que eligieron hundido en la ignominia. Tampoco entró en pánico. Los vericuetos de la fortuna o sabe Dios qué han regalado a España un chico joven y guapo que ofrece las mismas garantías y la misma estabilidad que el viejo Rajoy. Los españoles volverán a vivir el entusiasmo que provocó el joven Aznar. Dicen que ese chico es oportunista, hipócrita, que miente. ¿Qué más da si permite a la mayoría seguir viviendo tan estúpidamente como como hasta el día de hoy?

Pero, ay, que asoma de pronto Pedro Sánchez y su partido socialista. Un incordio, un peligro. Ese hombre se negó a abstenerse y a exigir a los diputados de su partido  que se abstuvieran para que pudiera volver a gobernar el PP. Dijo que no y mantuvo su no aunque le costó la secretaría general y siguió diciendo que no aunque tuvo que renunciar a su acta de diputado y a su sueldo. Y encima se pone de blanco de todas las críticas apoyando al gobierno en la defensa de la unidad de España, anteponiendo el país a sus propios intereses. ¿Cómo se puede permitir que acceda al poder en esta España podrida un político honesto, coherente que ponga en evidencia la deshonestidad y la incoherencia de la mayoría? ¿Quién quiere una auténtica regeneración de la política, de los valores? ¿Quién quiere a un hombre que recorre pueblos y ciudades explicando algo tan aburrido como su programa de gobierno sin ofrecer espectáculos? A Pedro Sánchez no le quieren ni las radios ni las televisiones porque la mayoría prefiere la estupidez de los programas de corazón.  La política solo encuentra lugar si se la sazona con humor o con tertulianos bestias.

Pedro Sánchez es un muermo y un ingenuo que aun cree posible que la mayoría vuelva a aceptar los valores humanos del socialismo democrático. Es probable que la moción de censura que ha presentado contra Rajoy  no prospere. Es probable que el resto de los líderes políticos antepongan los intereses de sus partidos a los de los ciudadanos que los eligieron; es lo que han hecho hasta ahora. Tendrá que esperar a las elecciones. ¿Hay alguna probabilidad de que Pedro Sánchez gane las elecciones generales dentro de dos años? Las encuestas dicen que no, pero la minoría no pierde la esperanza. No sería la primera vez en la historia de la humanidad que un pueblo esclavizado despierte y se levante exigiendo respeto. Siempre se está a tiempo de empezar a respetarse a uno mismo y a defender su dignidad.

Anuncios

22 comentarios sobre “¿Y ahora qué? ¿Pedro Sánchez?

  1. Hoy mi comentario va a ser más corto de lo acostumbrado. Solo decir, que: independientemente del resultado de la moción de censura, estamos obligados a presentarla. El momento tan grave por el que pasa la gobernanza del estado, así lo aconseja. No creo que nunca, en esta última etapa democrática, haya habido más motivos que intentar desalojar a un partido corrupto hasta los cimientos.
    Presentemosla y que el resto de TODOS los representantes de los españoles, se retraten. Si no sale, nosotros habremos cumplido con nuestra obligación haciendo uso de nuestro derecho.
    Gracias por el artículo María. Un abrazo.

    Me gusta

  2. Bravo María!!!! Llevaba tiempo desanimada y triste por la situación actual dónde se piden 4 años de cárcel para un rapero ( aunque no esté de acuerdo con sus canciones) y se deja en libertad a un maltratador o a un pirómano.. pero hoy al leer tu mensaje… Todavía hay esperanza, se pueden cambiar las cosas y confío en que la moción de Censura salga adelante!!!! Gracias Maria

    Le gusta a 2 personas

  3. María, tus reflexiones como siempre son geniales, reflejas la dignidad y la cordura con razonamiento, cosa que en esta sociedad que vivimos es muy difícil de asimilar, pero puede pasar cualquier cosa por el simpe hecho de que es pedro Sánchez el que ha presentado la moción de censura, y tu como yo sabemos, que pedro no es aceptado por la mafia que mueven los hilos. Cuídate y un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  4. Buen artículo María, al parecer la simpatía, la admiración por los triunfadores provenientes de robar el erario público no es exclusivo de España.

    Le gusta a 2 personas

  5. Te sigo María. Es un placer leer todos tus artículos que comparto íntegramente. Me identifico con todos y cada uno de ellos. Es un placer siempre. Gracias por animarnos. Besos

    Le gusta a 2 personas

  6. Querida amiga, he leído tu artículo con el interés de siempre, por eso se que hablas desde el corazón y con el cerebro bien amueblado y la sensatez, tan escasa, que siempre pones en lo que escribes.
    Sabes que yo también me he hecho todas esas preguntas que tú te haces y creo que hemos llegado a las mismas conclusiones.
    El ser humano es, por su naturaleza, codicioso, ese es el pecado original que arrastramos desde que evolucionamos de simios a homo sapiens.
    La primera escena de la película de Kubrick “2001 una odisea espacial” con música de la obra de Richard Strauss, “Así habló Zaratrusta” inspirada en la obra homónima de F. Nietzsche, en la que un cavernícola prehumano coge un gran fémur y comienza a golpear sobre un montón más de huesos, es ese momento comprende que esa primitiva arma le da un poder que los otros no tienen.
    En nuestra vida política tan devaluada por mor de la corrupción sistémica del Partido Popular, el fémur es el dinero, la herramienta que les hace tener más poder que los demás. Si ésta ha sido la evolución de la raza humana, casi hubiese preferido no haber evolucionado, por suerte para la gran mayoría, existe algo que también va ligado a nuestra especie, se llama ética, y es un arma muy poderosa cuando la cultivas y la practicas en tu propia vida.
    La derecha siempre ha acusado a la izquierda de creerse más puros y comprometidos con la gente que ellos, y es verdad, lo que ellos dicen como reproche es un halago del que me hago partícipe.
    Ser de izquierdas no significa vivir en la miseria, en la incultura y en el desapego, todo lo contrario, porque eso es lo que la derecha quiere que seamos, estultos, frágiles y manejables. Pues va a ser que no, va a ser que la peste de la corrupción está entrando por la pituitaria de todos los españoles y está haciendo que muchos de los que estaban adormecidos y adocenados, despierten y digan: Hasta aquí…
    Pedro Sánchez podra ganar o perder la moción de censura, pero lo que siempre ha demostrado con hechos, no con falacias, es que cumple lo que dice, ese activo es algo de lo que muy pocos pueden presumir en nuestra política.
    Deseo fervientemente que la moción triunfe, será la demostración empírica de que, aunque sea por una vez, los demás partidos de la Cámara piensen más en los ciudadanos que en sus votos, de que no todo está perdido y de que una inmensa mayoría apoya la ética y el compromiso y arrinconan la codicia.
    María Mir-Rocafort, son artículos como el tuyo los que hacen que la llama de la esperanza siga ardiendo en los corazones de los que te leen. Gracias por ello.
    Abrazote, amiga.

    Le gusta a 1 persona

  7. Qué consuelo María! Hay alguien ahí fuera que no sólo comparte la indignación que siento sino que sabe expresarla y comunicarla, y lo más importante, insuflar esperanza en los corazones desanimados.

    Le gusta a 2 personas

  8. Gracias por darme un ápice de esperanza, el ser humano somos imbéciles, estamos ciegos y sordos.
    Estoy con Pedro Sánchez, moción de censura, por la dignidad. Despertad malditos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s