Marea de mierda

mareanegra

 

Parece que al fin la gente  está haciendo esfuerzos por salvar la tierra de la contaminación física que amenaza destruir sus recursos. Pero no parece que la gente esté dispuesta a hacer esfuerzo alguno para luchar contra la marea de mierda moral que está haciendo del mundo un lugar inhabitable para los seres humanos.

Se ha impuesto la moral del dinero; en los países más ricos y en los más pobres. Hace muchos años, una serie de investigadores empezaron  a alertarnos sobre las  estratagemas que los financieros estaban pergeñando para dividir a la sociedad humana en dos castas: la casta superior de los financieros y la casta inferior, constituida  por el gran grueso de la humanidad, destinada a trabajar para financiar a los financieros. Muy pocos les hicieron caso. Los financieros actúan protegidos por un escudo indestructible fabricado con el miedo de la clase inferior a perder lo que tienen, con su ignorancia, con la indolencia, con la inercia que les mueve a arrastrarse de un día al otro sacudidos como peleles por la clase superior. Las predicciones de los investigadores se están cumpliendo inexorablemente. Los financieros se están apoderando de nuestro país, del mundo entero,  segregando mierda y ahogando a la casta inferior en una marea de mierda moral.

¿Pero no ha sido siempre así? ¿No ha mandado siempre el dinero desde que el hombre decidió que todas las necesidades, que el  derecho a la vida misma, debían comprarse con un trozo de metal? Por supuesto. En la España del siglo XVII, por poner un ejemplo, los clásicos nos describen un país hundido en la corrupción y la pobreza que moralmente difiere muy poco de la España actual. Y no hay que ir tan lejos. Aún viven muchos que recuerdan la corrupción y la pobreza en la España del XX.

Hubo un momento, sin embargo, en que ciudadanos y políticos se pusieron de acuerdo para dar vida a lo que se llama democracia. La mayoría creyó que podíamos vivir en un país de ciudadanos libres e iguales. Y entregó su representación a gobernantes y legisladores que se comprometieron a garantizar la libertad y la igualdad de todos.

Años después de creer posible aquella utopía, la realidad se burla de nosotros con el sarcasmo más sangrante. Solo hay que echar un vistazo a nuestro alrededor para no ver otra cosa que individuos podridos por la ambición, robando todo lo que pueden o adulando y complaciendo a todos los que roban, para hacerse creer que lo que poseen les convierte en personas. Solo hay que echar un vistazo alrededor para ver infelices privados del derecho a una vida humana exhibiendo su pobreza y su angustia en las calles o escondiéndolas bajo su techo, los que lo tienen. Solo hay que echar un vistazo alrededor  para ver seres embrutecidos por la pereza a enfrentarse a la realidad, que viven aislados de la realidad en sus cápsulas  de egoísmo, tragando propaganda y toda la basura que les echen para entretener sus mentes degeneradas.

Nos creímos la definición más ingenua de ciencia política: “La ciencia política constituye una rama de las ciencias sociales que se ocupa de la actividad en virtud de la cual una sociedad libre, compuesta por personas libres, resuelve los problemas que le plantea su convivencia colectiva. Es un quehacer ordenado al bien común”.

Y nos encontramos con unos aparatos llamados partidos políticos, constituidos por individuos tan ocupados en el funcionamiento de su organización y en el acceso y conservación de sus cargos,  que apenas tienen tiempo para acercarse al mundo de los ciudadanos que les mantienen con su trabajo.  Esos ciudadanos renunciaron a su libertad el día en que fueron  a votar por partidos que ofrecían, como gancho,  a los primeros candidatos de una lista y les obligaban a elegir como representantes a todos los demás aunque no tuviesen ni pajolera idea de quienes eran. Una vez, los ciudadanos votaron haciendo reverencias a los líderes de los partidos, y se han pasado décadas sin erguirse, sin exigir su derecho a votar como seres inteligentes por quienes quieren que gobiernen sus vidas.

¿A quién puede extrañar que una gran masa de individuos pregone sin vergüenza que la política no le interesa?  Hace décadas que a los políticos no les interesa educar a esa masa de ignorantes. Mientras más brutos, con más facilidad se les puede manipular para que entreguen la llave de su casa con toda la familia adentro al líder que más les haga tilín por cualquier motivo.

Es así como llegó al gobierno un partido que ha estado quitando a los ciudadanos todo lo que ha podido: derechos, libertades, empleos, sueldos decentes, educación, sanidad, pensiones. Y es así como ese partido consigue que le vuelvan a elegir demostrando que ha conseguido en poco tiempo privar a los ciudadanos de dignidad y entendimiento, convertirlos en siervos dispuestos a seguir poniendo el culo para que les sigan azotando. Es así como se llega a tal grado de degeneración, que las encuestas dicen que ganará las elecciones otro partido con la misma ideología,  que ha estado apoyando al partido anterior y cuya trayectoria demuestra que está dispuesto a seguir privando  al ciudadano de todo cuanto nos permite vivir una vida que pueda considerarse humana.

Sumergidos hasta el cuello en  la marea de mierda que amenaza nuestra humanidad y la de nuestros hijos, parece que a los habitantes de este país y del mundo entero no les quedara otra alternativa que ir sobreviviendo, amargados por el pesimismo, hasta el día en que nos vayamos a otra parte.

La memoria, en este caso misericordiosa, nos devuelve la imagen de aquellos héroes vestidos de blanco que un día acudieron a las costas de Galicia para limpiar toda la porquería que habían vertido allí la codicia de unos mercachifles y la ineptitud  de los gobernantes. No se quedaron contemplando con amargura  aquella marea negra. Se pusieron a limpiar y limpiaron la costa, y la costa volvió a ser un lugar habitable para la vida. ¿Es posible detener la marea nauseabunda que nos invade y ponernos a limpiar nuestro país para convertirlo en un lugar en el que puedan vivir seres humanos dispuestos a seguir evolucionando con el cultivo y ejercicio de los valores humanos?

Lo están haciendo multitud de personas ajenas a los aparatos gubernamentales. Lo están haciendo líderes políticos que entienden la política como una ciencia en su definición más ingenua. ¿Pero cómo distinguir a personas comprometidas con el bien común en medio de tanta porquería? Puede ser más fácil de lo que parece. Puede que baste con ponerse a pensar respondiendo a unas preguntas muy sencillas.

¿Hay algún líder que se haya opuesto rotundamente a entregar el gobierno al partido moralmente corrupto que provocó el vertido de mierda moral que nos ahoga? ¿Hay algún líder que llegó a sacrificar su carrera política y su bienestar y seguridad económica por no hacerse cómplice del vertido? ¿Hay algún líder que se haya opuesto  a que nuestro país se dividiera para dar a Europa dos países corruptos en vez de uno? ¿Hay algún líder que en vez de rendirse ante la corrupción del gobierno, de algunos  partidos y de algunos medios, se haya arremangado, como los héroes de Galicia, y se haya propuesto animar a los ciudadanos, por pueblos y ciudades, para que cada cual se ponga a limpiar la marea de mierda que amenaza ahogarnos?

Las costas de Galicia quedaron limpias. ¿Por qué perder la esperanza?

 

 

 

Anuncios

4 comentarios sobre “Marea de mierda

  1. La esperanza se pierde desde el momento que nos damos cuenta de que en esto no hay limpiadores de chapapote con el mono blanco. En esto, los que podrían limpiar el chapapote que nos han echado esos partidos que nos han inundado en la mierda, a la que pueden, también se convierten en contaminadores.

    El egoísmo, la insolidaridad, es el peor chapapote que nos pueda caer encima… y somos muchos los que nacemos ya con él. No hay una moral más fácil de romper que la de la solidaridad. Muchos de aquellos que hace muy poco tiempo, lloraban como plañideras su mala situación laboral y económica, en cuanto han visto la posibilidad de pasar al bando de los pudientes, no piensan en el resto. Solo en que se le han abierto las puertas del enriquecimiento rápido con la mayor demanda de trabajo. Y un simple trabajador autónomo, intenta apurar sus posibilidades en ser de los poderosos. Al menos salir del grupo de los nadies aunque para ello, haya que ayudar a machacar a aquellos que hace poco les acompañaban en sus lamentos.

    Puede que solo sean unos pocos, pero en muy pocos meses, he conocido a algunos de ellos, que habiendo encontrado la forma de explotar al vecino, no duda en querer llevarse 6000 u 8000€ al mes, como si no existiese un mañana, y en negro, claro. Todos estos, estaban en el bando de los parias obligados, pero no son de su casta, son de su propia avaricia. Y en cuanto tengan la ocasión, se pasarán al grupo de los que explotarán al prójimo sin quieren pagar impuestos con los que ayudar a igualar un poco a todos.

    Si son estos los trabajadores con los que hemos de contar para luchar contra los poderosos, la derrota está garantizada.

    Y es que, tal como se decía: “hacienda somos todos”, ahora podríamos decir: chapapote podemos serlo todos, en cuánto nos den la oportunidad de pasar al grupo de contaminantes/poderosos. Aunque lo de poderosos, solo esté en nuestros más inconfesables sueños.

    En el petrolero del chapapote queremos viajar demasiados. En el grupo de los del mono blanco, que se implica en limpiarlo, somos muy pocos. Una buena demostración es con qué facilidad pasamos de votar a un grupo depredador, a otro no menos que el anterior. No luchamos para limpiar chapapote, en realidad luchamos para ir en el barco de los que lo vierten.

    El mundo, está formado de mierda. No creo que podamos ya limpiarnos de ella.

    Le gusta a 1 persona

  2. Leo con desolación como la esperanza se diluye como un azucarillo en un vaso de agua. No es que yo no tenga también mis propias desilusiones, que son muchas, pero siempre que puedo busco algo positivo para poder sobrellevar esta desazón.
    María se preguntaba por algún político que pensase más en los ciudadanos que en su partido, un político integro; lo hay, claro que si, Pedro Sánchez es un político integro, alguien dispuesto a ponerse a los pies de los caballos para defender sus principios y los de los que pensamos y sentimos como él.
    Sé que el desánimo es una gran mancha de aceite que lo va cubriendo todo, sé que sin una educación de calidad nunca lograremos imponernos a la plutocracia, sé que son muchas las banastas de porquería que habrá que evacuar, pero no podemos perder la ilusión de un mundo más justo, más igualitario y más libre.
    Todos nosotros, tú, María, Cebrián, yo y miles de personas que leen estos artículos, os siguen en Facebook, esperan vuestros análisis, vuestros comentarios y vuestros artículos con la esperanza de poder asirse a algo que les haga más llevadera su propia existencia.
    Son malos tiempos para la lírica, para los que no hemos sido reconvertidos, pero ¿Cuándo no ha sido así?…
    Hoy más que nunca sois necesarios, somos necesarios, porque nuestro granito de arena quizás un día se vuelva montaña, una montaña erigida sobre el lodazal al que sepultaremos.
    Dicen unas estrofas del himno de Galicia escrito por Eduardo Pondal: Los buenos y generosos
    nuestra voz entienden
    y con arrobo atienden
    nuestro ronco son.
    Más solo los ignorantes
    los heridos y duros
    imbéciles y oscuros
    no nos entienden, no.

    Dejemos pues a los buenos y generosos nuestra fortaleza, nuestra determinación en la defensa de una democracia real, igualitaria y libre para hombres y mujeres libres de toda libertad.
    Un abrazote, amiga y ánimo, no podrán con nosotros.

    Le gusta a 1 persona

  3. Con tu permiso María, hoy he puesto esto en Facebook:
    Hola, buena gente.
    ¿Qué hemos hecho para merecer este país lleno de corruptos? ¿Es el sistema judicial? ¿Es el sistema legislativo? ¿es el sistema ejecutivo?
    Entonces ¿en qué sistema estamos?
    ¿Democracia?
    Pues,eso.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s