Esto también es política

Si se entiende la política como la gestión de los recursos para el bien común, el 8 de marzo vamos a exigir en calles y casas que se gestione por el bien de la mitad del mundo: las mujeres; esa mitad que ha sostenido durante siglos a la otra mitad sometida por el más fuerte desde antes del principio de la historia

Mi aportación a la preparación del 8 de marzo;

Varona

Génesis, 2-4

Dijo el más fuerte:
“Corríjase el relato de la creación
añadiendo escenarios, pasiones, intrigas
que el vulgo entienda.
Háblesele de envidia, crímenes, venganzas
para que sienta suya la palabra de Dios”.

“Que salga la mujer de mi costilla.
Sea eternamente esclava por decreto
de mi invencible porra.
Sea ungida la fuerza de Caín
y que se imponga
sobre todo mortal inteligente.
Sea santificado el músculo potente
que, como Dios, puede quitar la vida”.

“Ordene, Dios, al hombre que nomine
todo animal creado
para de esa manera hacerlo suyo.
Así suya será la criatura
a la que daré el nombre de varona
por salir del varón”.

“Que sea la varona dominada
y para siempre fámula,
por haber dado al Hombre
el fruto creador de las conciencias.
Que Dios premie a Caín
con tierras y varonas paridoras
y condene al hermano generoso
a servir de carroña.
Que sea el bien del fuerte lo más bueno
y sea, el mal, la rebelión del débil”.

“Expulse Dios al hombre y su ayudanta
del Paraíso
no sea que comiendo del árbol de la vida,
además de conscientes, se hicieran inmortales.
Que todos sepan
que la desobediencia se condena
con pena eterna.
Que todos sepan
que quien manda y castiga con la muerte
a quien desobedece,
está imitando a Dios”.

Y así los sacerdotes del más fuerte
crearon una nueva creación,
ignorando al Creador del hombre
que hombre, macho y hembra, les creó.
Así crearon
otro dios a su imagen que creó otro hombre
de un muñeco de fango,
al que insufló su aliento para convertirle
en ser viviente,
en todo semejante a cualquier bruto
sin signo humano.

Fue así la hembra
varona pecadora, amiga de serpientes,
merecedora, por desobediente,
de todos los castigos,
condenada a perpetua sumisión.

Y fue así que la tierra se decretó
posesión del más fuerte
con derecho a vivirla y a agotarla
hasta volver al polvo sin más pena.
.
¿Adónde van los hombres, machos, hembras,
de la estirpe de Dios?
Dios no lo dijo.
Viendo bueno todo lo creado, Dios descansó.

De ‘El reino nuestro’. *Libro completo en PDF gratuíto solicitándolo a mariapmir@gmail.com . 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s