Encuestas (y gritos de terror)

Cada día, la prensa muestra y analiza el mismo cuadro: un país tenebroso en el que se revuelven  la corrupción, la violencia, la precariedad, la pobreza con sus tintes más oscuros. A quien no tiene ni encuentra forma de evadirse de este paisaje infernal, la vida se le convierte en un grito de desesperación. Pero hay  una mayoría que sí puede, aunque sea a trancas y barrancas. Para esos, la publicidad diseña anuncios de la moda en grandes almacenes,  anuncios de coches, de viajes; anuncios para atiborrar la imaginación de cosas que se deben adquirir para evitar que el individuo se encuentre a solas ante la realidad y no le quede más remedio que ponerse a gritar de desesperación o lidiar con ella.

Esas dos alternativas preocupan a los que mandan, un poco o mucho según lo mucho o lo poco que les afecte. La primera podría acabar en suicidio, lo que no sería nada grave porque sólo afectaría a los interesados y sus familias. La segunda podría empujar  a la revuelta a un número considerable de individuos. Para estos, para los que cuentan por su cantidad, los que mandan han descubierto, entre otras cosas, el efecto sedante de las encuestas sobre intención de voto. Estas encuestas pueden tener un efecto devastador sobre la mente y los nervios de los individuos si les comunican que todo seguirá igual y que no hay nada que hacer para cambiar de cuadro. O pueden mantener despierta la esperanza que, como es lo único que no se pierde hasta el último suspiro, se supone que algo de ella tienen todos los vivos y que ningún vivo la quiere perder.  ¿Esperanza de cambio? Según convenga.

Hace unos tres años y medio, ese descubrimiento se utilizó para hacerle una brillante campaña a Podemos.  Pareció a los que mandan que la imagen y los discursos populacheros de esos chicos podían fumigar el ambiente con vapores de esperanza para acabar con el peligro de la revuelta social contra la pérdida de libertades, derechos y el pan nuestro de cada día. Además, podrían servir para atraer izquierdosos quitando votos al Partido Socialista, el verdadero terror de los que mandan.

Se diseñó una propaganda espectacular para convertir a Podemos en icono de salvación y a su líder en estrella mediática.  Y la prensa afín, por ideología o por miedo a los que mandan, presentó al nuevo partido de desenchaquetados como un soplo de frescura en la irrespirable atmósfera de la crisis, viciada por el tufo a garbanzos revenidos que exhalaban los políticos de siempre. Las encuestas dieron a Podemos otro empujón para asaltar los cielos. Tanto éxito tuvo la campaña, que Podemos metió a 5 diputados en el parlamento europeo y, poco después,  a 69 en el parlamento español. Los que mandan se quedaron atónitos ante su propio éxito y se asustaron;  se habían pasado. Se trataba de distraer a los desesperados con estimulantes psicotrópicos, no de abrirle el camino a un populismo que a veces sonaba a izquierda radical. La campaña mediática pro Iglesias se acabó. Podemos desapareció de los medios tan de repente como había llegado. Y por culpa del ninguneo y de su propia desorientación, Iglesias y su fenómeno se desinflaron como globos después de una fiesta.

Ahora le ha llegado el turno de recibir promoción gratuita a Ciudadanos, el comodín que la derecha se sacó de la manga en Cataluña, allá por el 2006, para reventar el catalanismo de izquierdas.  Escogieron a un chico fino y bien vestido de 26 años que tenía, además de imagen atractiva para la clase media y alta, un gran talento para hilvanar frases y una conciencia a prueba de escrúpulos dispuesta a no hacer ascos a la política antisocial de los neoliberales  y a tragarse la corrupción sistémica de la derecha. Cuando gracias a la financiación de sus mentores, Ciudadanos se extendió por todo el país, su líder puso sonrisa de anuncio y cara de chico formal. Desde entonces, ha mostrado tan amplio repertorio de caras que, al día de hoy, nadie sabe cuál es la suya de verdad; puede que ni él lo sepa.  Ahora la propaganda de la derecha dice que ese individuo proteico puede llegar a presidente del gobierno. Es probable que las encuestas amañadas de ciertos medios estén exagerando sin mesura, pero, ¿y si no? Ciudadanos ganó  las elecciones en Cataluña como adalid de la unidad de España y su líder se presenta como tal ante todo el país quitándole el puesto a Rajoy.  La pachorra de Rajoy y la peste del PP se han vuelto insoportables. Hasta los medios afines a la derecha por afición o por obligación, no tienen reparo en ventilar sus porquerías. ¿Cómo toleran tanta crítica el poder económico y los políticos a su servicio? No la toleran, la instigan. Parece que el poder económico ya tiene otro delfín; más joven, más dinámico y hasta más dócil que el rancio y apestoso Partido Popular. Se sospecha que los mentores de Ciudadanos son hoy por hoy Aznar y la FAES. Es posible. Por lo pronto y por si acaso, Mariano Rajoy y los suyos ya están lanzando el contrataque.

El gobierno acaba de exhibir un arma letal contra Cataluña con la esperanza de recuperar el mando de la tropa españolista. En un ataque frontal contra el catalán, propone otorgar a los padres la posibilidad de que sus hijos reciban la educación en español marcando una casilla. Otra vez, Mariano Rajoy y su gobierno confirman  su torpeza, apuntando, además, a la torpeza de quienes les votaron. Aunque también podría ser, como he señalado muchas veces,  que en vez de torpe, Mariano Rajoy sea un personaje simple y rotundamente maléfico.

Rajoy fue el mayor instigador del independentismo catalán, ya lo sabemos. Gracias a lo que hizo y a lo que no hizo, el independentismo latente en la mayoría de los catalanes despertó en cientos de miles para luchar en defensa de su nación. Se declaró la guerra y Rajoy creyó que le aclamarían como caudillo de España. Pero los catalanes no independentistas prefirieron a Ciudadanos. No pasa nada, se habrá dicho Rajoy. Si Ciudadanos ganó votos desde sus principios atacando la lengua, la mejor forma de arrebatárselos, en Cataluña y en el resto de España, será cargarse por decreto la educación en catalán. ¿Qué esa punzada en pleno corazón de los catalanes empuja a millones al independentismo? Mejor. Mientras más independentistas haya en Cataluña, más españolistas habrá en el resto del país. ¿Qué Cataluña se pierde? Problema de los catalanes en cualquier caso. Mientras los independentistas le pongan al gobierno en bandeja la aplicación de leyes que acaben con sus ínfulas y con su autonomía, más probabilidades tiene Rajoy de volver reforzado a la Moncloa. Dicen algunas  encuestas que Ciudadanos puede sorpasar al PP. Difícilmente. Al lado de Rajoy, Rivera es, simplemente, un aprendiz de brujo.

Entonces, ¿no asoma en esta España tenebrosa ni un rayo de sol que permita esperar la primavera? Dicen que un tal Pedro Sánchez recorre las ciudades de España explicando a la gente las alternativas que ofrece el socialismo. ¿Quién lo dice? Lo dicen las redes sociales. En los medios se repite una y otra vez que Sánchez ha desaparecido. Sólo se le menciona para destacar que los diputados de su partido en el Congreso no hacen nada y para criticar todo lo que no se puede negar que hacen. Los medios repiten, además, una idea fuerza: el socialismo ha fracasado en toda Europa. Para convencer aún más a la mayoría cateta de que para estar a la moda hay que someterse al poder económico, las encuestas dejan al PSOE en un triste tercer lugar. ¿A ver quién es el guapo que se atreve a nadar contra corriente? Por ahora, solo quienes se imponen el trabajo cotidiano de contar en las redes lo que hace y propone Pedro Sánchez; lo que el socialismo ofrece para volver a poner en pie a unos ciudadanos sometidos, a quienes el poder económico y los políticos a su servicio han condenado a la evasión o a la desesperación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s