Blablableo

El blablableo de políticos y analistas nos tiene refritos y echando humo.

La palabra más pronunciada en los últimos días: “diálogo”. Instada por políticos y analistas, la gente se ha puesto a repetir “diálogo” con la misma ceguera irracional con que los de la estelada repiten “indépendéncià”. Entre los repetidores, están los aquejados de buenismo, los aquejados de bobismo y quienes intentan dar un viso de racionalidad a toda esta locura.

Nadie se atreve a precisar sobre qué se tiene que dialogar. Que se sienten y hablen, dicen todos, que parlem. Vale, parlem, pero ¿de qué? ¿De la selección española? ¿De la sequía pertinaz que está convirtiendo zonas de España en desiertos? ¿Es que no hay forma de que en este país políticos y analistas se pongan a comunicar, a informar como adultos? ¿O es que el miedo les ha encogido a todos dejándoles en posición fetal?

Pues habrá que recordarles algunas evidencias, a ver si crecen.

No se puede dialogar con una de las partes exigiendo independencia. La independencia la prohíben la Constitución y la razón. España no puede renunciar a un trozo de territorio sin peligro de que se le quieran independizar otros trozos. Europa no puede permitir que un trozo de España se independice, porque otros países se pueden empezar a trocear, troceando a Europa entera.

A lo que sigue que no se puede dialogar sobre un referéndum pactado. Si la independencia no es posible, tampoco lo es que el gobierno de España se  juegue la unidad del país en un referéndum. El gobierno de España no puede arriesgar la unidad de España de ninguna manera. Fue elegido por ciudadanos que aceptan la Constitución, y juró defenderla. La Constitución declara explícitamente que la unidad del estado no se puede romper. ¿Hay alguien que no lo sepa? ¿Qué pasa? ¿Qué en el fondo todos se han puesto en la onda de independentistas y antisistema y sugieren que todas las leyes son susceptibles de cargárselas?

Cuando se pide al presidente que dialogue con el president, ¿se le está pidiendo que se salte también la Constitución? Pues, si es eso, que lo digan los que están con lo de diálogo para arriba y para abajo. Y si no es eso, que lo digan también y bien claro para que Puigdemont y los suyos no se hagan ilusiones.

Lo de repetir que se dialogue suena muy bien, pero no va a detener la fuga de capitales ni va a evitar que se enquiste la situación económica y socialmente desastrosa que estamos viviendo en Cataluña. ¿O es que están pidiendo que el gobierno y el govern dialoguen porque mientras están sentaditos dialogando nos pueden seguir moliendo a palos o a sustos y disgustos hasta que a los ciudadanos no nos queden fuerzas para quejarnos ni para exigir cosa alguna?

Dice Puigdemont que es independentista desde chiquitito. Pero es que ahora no es chiquitito. Es que tiene en sus manos el presente y el futuro de Cataluña y el bienestar de los catalanes. Cataluña no es Disneyland París. Los catalanes no pueden vivir saliendo a manifestarse todos los días con esteladas y cantando canciones emotivas. Para superar fijaciones infantiles está el psicoanálisis. No se puede exigir a los catalanes que soporten el infantilismo de sus líderes como si fuéramos psicoanalistas. A los psicoanalistas les pagan. Nosotros les pagamos a ellos. ¿Es que pretenden que aceptemos ir de burros y, encima, apaleados?

Dice Rajoy que tomará todas las medidas necesarias para hacer cumplir la ley. Eso no se anuncia, se hace. ¿O es que también ha entrado en el juego de casitas? “Si no te comes la verdura, te doy una colleja”. ¿Y nos extraña que en Cataluña independentistas y antisistema estén haciendo lo que les da la gana, riéndose en las barbas del gobierno español? El espectáculo de las urnas y papeletas escondidas que de repente aparecen y desaparecen y los mossos levantando actas y dejando hacer y la policía abriéndose camino a palos entre la gente y la gente metiendo votos a puñados en la calle no se le consentiría a ningún presidente de un país democrático. Pero tenemos uno, que además de presidente del gobierno, es presidente de un partido imputado por corrupción. Si no se atreve a actuar con mayor contundencia es porque él mismo sabe que carece de toda autoridad moral para imponer el respeto a la ley.

De todo lo cual se deduce que lo que España necesita para no convertirse en un país moral y legalmente fallido no es diálogo ni mediación ni buenismo ni bobismo ni infantilismo ni líderes políticos ni influenciadores de los medios blablablando para aburrir al personal. Lo que Cataluña y España necesitan son elecciones autonómicas y generales de inmediato antes de que los políticos infantiloides y los simplemente inmorales acaben con nuestro país, o sea, con nosotros.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Blablableo

  1. Excelente saltanartículo con el que estoy totalmente de acuerdo.

    No se puede dialogar con quien no quiere dialogar. Pero sobre todo, no se puede dialogar con quienes, a través del Govern o del Parlament, se saltan la Constitución Española, el Estatut -refrendado por el mismo Parlament, por los catalanes en referéndum y por El Congreso-, o los informes jurídicos del propio Parlament, mientras los grupos de la oposición son silenciados por la presidenta del Parlament. Una presidenta que en lugar de ser neutral hace de juez y parte.

    No se puede dialogar con quienes delinquen, que a estas horas deberían estar detenidos e inhabilitados.

    Como yo lo veo, debería ser suspendida la autonomía -sé que es una medida muy dura-, convocar elecciones en el menor tiempo posible y como tú dices, convocar elecciones generales, algo que Rajoy no hará porque todo esto, además de darle réditos políticos, hace que la gente se olvide de los casos de corrupción que le atañen a él y a su partido,

    Y ya puestos pondría algunas restricciones en Educación -no puede ser que muchos catalanes tengan una visión distorsionada de la Historia de Cataluña- y en Seguridad.

    Me duele exponerte esto, por ti y por quienes como tú se sienten catalanes y españoles. Pero no solo miro el caso de Cataluña, ¿qué pasará con los territorios que en su día fueron reinos? Yo no quiero una Galicia independiente, ni una España más que dividida,desaparecida.

    Desde Galicia te mando todo mi cariño y mi ánimo. Un abrazo

    ¡Visca Catalunya Lliure!… De independentismo.

    Me gusta

  2. Totalmente de acuerdo, María. Elecciones generales y autonómicas ¡Ya!
    Todos decimos que estamos hartos ya de estar hartos de Rajoy y su grupo de apandadores. Todos decimos estar más que hartos de Puigdemon, Junqueras y toda la comparsa de estúpidos.
    Lo decimos pero nadie da el primer paso para que la sociedad civil salga a la calle a exigir, incluso con una huelga general si fuese preciso, que se hagan esas elecciones sin más dilación.
    Nadie pude vivir eternamente sometido al chantanje intolerable de los unos y de los otros, al deterioro constante del bienestar social, a la inacción, al inmovilismo, al deterioro de la convivencia entre regiones, entre vecinos, amigos, familia.
    Tienes mucha razón cuando dices que no se puede dialogar con alguien que de entrada te chantajea, máxime cuando ha quedado absolutamente desacreditado, por mentir a todos los catalanes.
    Hay que buscar nuevos interlocutores, personas con altura de miras y sentido de estado. Creo que ya lo he dicho “cienes” de veces, con Pedro Sánchez en la Moncloa esto no habría llegado hasta aquí, a esta situación en la que Cataluña corre como pollo sin cabeza mientras el garante de la Constitución se lee el marca o sale a pasear con ese estilo atlético que le caracteriza.
    Gobernar un país, una autonomía, es algo muy serio, algo que exige una dedicación absoluta además de unos principios y una moral intachables. ¿Estamos hablando del PP y de la antigua CIU , hoy CDC?… Me temo que no, afirmo que no, a ambos les falta la auctoritas que hoy sabemos nunca han tenido.
    Así las cosas, Cataluña puede ser intervenida por el estado español y sus líderes encarcelados por el delito de sedición, malversación de caudales públicos y prevaricación, es decir, cometer actos contra la justicia, siendo cargo público, con conocimiento o inexcusable ignorancia.
    Antes de llegar a esta situación límite, si a los políticos independentistas les queda un mínimo sentido común, retirarán sus pretensiones, se someterán al veredicto de unas elecciones autonómicas y por supuesto no se presentarán.
    Claro que el sentido común es el menos común de los sentidos como es sabido, pero tirando de metáforas, también es cierto que siempre que llueve escampa y que no hay mal que cien años dure.
    Soñemos con la paz, luchemos por la paz, hoy no es mañana, todavía.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s