¿Quién hundió al PSOE?

El PSOE se ha hundido en las encuestas. Esto es un hecho.

En diciembre de 2015, durante la campaña electoral, líderes destacados del PSOE acudieron a los medios de comunicación para ventilar su particular visión del país y su opinión particular sobre políticas y pactos. Sus intervenciones sonaban a lecciones magistrales impartidas desde un nivel de superioridad; nivel en el que se situaban por encima de su Secretario General y candidato, situando a Pedro Sánchez, por lo tanto,  en un nivel inferior. Esta postura de sabios que ejercen un control sobre el que se postula para asumir la presidencia del gobierno, transmitió a los votantes una idea fuerza: los líderes destacados del PSOE no confiaban en la aptitud de su propio candidato para desempeñar las tareas de gobierno. Esta campaña de esos líderes fue una contracampaña a la de su propio candidato que desbarataba sus esfuerzos por explicar su proyecto, su programa. Los medios de comunicación prefirieron destacar los problemas internos del PSOE ignorando las propuestas del PSOE para acabar con las políticas de la derecha que habían destrozado la vida de millones de personas y, por ende, la cohesión social en nuestro país.

El resultado de esta estrategia suicida fue que el PSOE obtuvo los peores resultados de su historia. La gran sorpresa, dadas las circunstancias, fue que el PSOE obtuvo más de cinco millones de votos permaneciendo como principal partido de la oposición.

Esos mismos líderes repitieron su estrategia en la campaña de junio de 2016 y en las campañas de las autonómicas de Galicia y Euskadi.

Una vez cosechados los previsibles resultados negativos en las cuatro elecciones, esos mismos líderes empezaron a reclamar la dimisión de Pedro Sánchez como único responsable de la pérdida de votos del PSOE.

Esto es un hecho.

Pedro Sánchez no se cansó de prometer a los votantes que el PSOE no permitiría bajo ningún concepto que la derecha volviera a gobernar. El 1 de octubre de 2016, el Comité Federal se desdice de  su propia decisión anterior de no abstenerse para que gobierne el PP, y el Secretario General, fiel a su compromiso con los votantes, dimite.

Libres del escollo principal que impedía que el PSOE se hiciera cómplice del gobierno de un partido acusado de corrupción que durante cuatro años había aplicado una política de austeridad contra los más débiles, la Gestora obliga a sus diputados a abstenerse para que la derecha vuelva a gobernar.

Esto es un hecho.

Es un hecho que por pactar con la derecha haciéndose cómplice de su política neoliberal, la socialdemocracia ha caído en toda Europa y, según las previsiones, seguirá cayendo en intención de voto. Entre un partido neoliberal que garantiza estabilidad y un partido socialista que va en contra de sus propios principios para apoyar a gobiernos neoliberales, la ciudadanía prefiere votar al neoliberal auténtico que a un partido que utiliza el nombre de socialista para engañar.

El socialismo es de izquierdas o no es socialismo.  Siendo de izquierdas, no puede contemporizar de ninguna manera con un gobierno que está en las antípodas de su ideología y, muchos menos utilizar los votos de los ciudadanos de izquierdas para permitir que gobierne la derecha. Cuando un líder del PSOE afirma que los problemas internos del partido no son ideológicos, está negando la diferencia entre los principios inquebrantables del socialismo y la actitud acomodaticia de un socialismo puramente nominal que no respeta los principios y valores del socialismo, pero que utiliza sus siglas para atraer el voto de los ciudadanos progresistas. El Partido Socialista Obrero Español está dividido entre quienes defienden los principios que inspiraron su fundación y quienes consideran que el nombre es solo un nombre que no tiene por qué condicionar la conducta de un político actual.

El PSOE está dividido entre una militancia y unos líderes que defienden el socialismo y unos líderes y una militancia que entienden que el PSOE debe pactar con la derecha por responsabilidad. Esto es un hecho.

De nada sirven ahora los discursos emotivos llamando a una unión imposible. Las llamadas al compañerismo por el bien del partido suenan a discurso infantil que ignora la situación crítica de millones de ciudadanos e indigna a la militancia socialista; militantes que en esos discursos perciben una intención de tomarlos por niños. A los  militantes, simpatizantes y votantes del PSOE, hoy no les mueve la necesidad de sentirse compañeros, de sentir que forman parte de un grupo. Son adultos, adultos que exigen líderes que entiendan los gravísimos problemas de millones de ciudadanos; la deriva de la sociedad hacia un individualismo egoísta, insolidario; la pérdida paulatina de los valores humanos. Líderes que entiendan esto y que, para solucionarlo, apliquen las medidas que se esperan del socialismo, tal como lo concibieron los fundadores del partido.

La dictadura, como todas las dictaduras, convirtió a los españoles en niños dependientes que a cambio de la protección paterna debían renunciar a la libertad. El miedo a perder lo que se tiene y el terror cotidiano a no tener lo necesario nos ha madurado a palos.  Hoy los militantes del PSOE no aceptan que se les exija lealtad y obediencia al aparato del partido. Exigen que el aparato del partido se ponga al servicio de la sociedad. No quieren monsergas, quieren compromiso con los valores de la izquierda hasta sus últimas consecuencias, aunque esas consecuencias supongan la pérdida de votos. Al militante del PSOE no le importa quién llega o no llega a obtener un escaño de diputado o senador y los beneficios concomitantes. Le importa que quien obtuvo un escaño trabaje por el bien común y utilice el Congreso y el Senado para difundir e imponer, pactando con partidos ideológicamente afines, políticas dictadas por la ideología socialista.

Hoy los militantes, simpatizantes y votantes  del PSOE somos adultos y estamos cabreados; tan cabreados que pasamos de discursos convencionales y no estamos dispuestos a prestar oídos a nadie que disimule la verdad echando mano de falacias y recursos retóricos. Al carajo los conceptos rimbombantes como lo de la postideología y la postverdad. En las casas se sigue necesitando comida, agua, luz, médicos, medicinas y hospitales, escuelas, institutos y universidades y una oferta cultural que no niegue a los pobres el derecho a humanizarse. Si esto lo dijera un político, le acusarían de demagogia. Pero esto lo dicen los ciudadanos hartos de los juegos florales de los políticos y de los opinantes con voz pública.

No es cierto que en el PSOE caben todos. Los que no estén dispuestos a defender los principios y valores del socialismo por encima de todo no caben, porque hunden.  

En fin, que en román paladino, lo que quiere el militante, simpatizante y votante de izquierdas es que los líderes del PSOE que por responsabilidad o cualquier otra cosa ajena a los intereses de los ciudadanos estén dispuestos a contemporizar como sea con el partido neoliberal, se vayan a centrarse en otro partido o funden uno nuevo de centro que les permita ir de aquí para allá sin traicionar a nadie. Y si, por las razones que sean, no se quieren marchar; y si es cierto que tanto les importa volver a unir al partido que ellos mismos dividieron, los militantes, simpatizantes y votantes del PSOE que exigen del PSOE lealtad con los principios y valores del Partido Socialista Obrero Español les están exigiendo que respeten los principios y valores socialistas y dejen de incordiar.

 

Anuncios

15 comentarios sobre “¿Quién hundió al PSOE?

  1. Totalmente de acuerdo con tu artículo. Pero añado que se están dando circunstancias que están dando la vuelta al partido; la baronía, todo este tiempo, ha tratado de demorar el Congreso y las primarias para colocar a su “lideresa” como única pretendiente al trono del Psoe. Y tienen muy malas noticias: donde ellos querían un congreso y primarias con el resultado atado, siendo la “gusana” la única candidata y por tanto, no haber partido por no presentarse el contrario.
    Ahora ya eso no va a ocurrir, ya no se presenta sola como pretendían, ya serán al menos tres y habrá barro. No se van a encontrar el camino limpio como pretendían.
    Vamos ganando.

    Le gusta a 1 persona

  2. Mejor expresado no se puede, comparto tu reflexión y tu análisis. Siempre pensé que PSOE es la casa de todos, de todos los socialistas; por ello no comprendía que destacados liberales, devotos vaticanistas y tibios centristas entrasen a pie llano en el partido y luego, luego, ocupasen primeros puestos, ministerios o comisariados varios.
    En cuanto a la maniobra de desautorización del Secretario General a las pocas semanas de haber sido elegido, por parte de la “gerontocracia” y los caudillos eméritos, se notó mucho, y fue burda y grosera. Me recordó al acoso y derribo de J. Borrell por parte de los mismos “guardianes del partido”.
    Y lo más penoso es que estos oráculos que sentencian ex trípode hartos de mascar laurel, han preferido abocar al PSOE al fracaso electoral, desautorizando a su legítimo Secretario General desde dentro del partido, segando la hierba bajo sus pies, dejándole sin respaldo ( y aún así se mantuvo con 5.000.000 de votos como fuerza hegemónica de la izquierda), para recoger las trizas, matar al Secretario General, y secuestrar al partido para hacerse con el control. Indecente, indigno.
    Muy buen artículo, mucha claridad y total acierto! ¡Enhorabuena!

    Le gusta a 2 personas

  3. Totalmente de acuerdo,pero algo se sacaran de la manga para que Pedro Sanchez no lleve a buen puerto las ideas que tiene.lo mismo que hicieron antes.quien se ha cargado el partido han sido ellos.

    Me gusta

  4. Mejor Explicado imposible me ha encantado leer ese artikel es lo que yo pienso pero imposible poder expresarlo de esa manera pero muchas gracias algo hemos aprendido GRACIAS

    Le gusta a 1 persona

  5. Simpatizante y votante socialista desde siempre. Militante y siempre en ejecutivas desde el año 2000; ahora a por el tercer año sin pagar cuótas, sin cargos ejecutivos, fuera de la organización. No concibo el socialismo embustero, no creo en el social-liberalismo; no quiero ser parte de una falacia absurda para acomodo de poltroneros. Cuando se pueda respirar ya volveré, el socialismo de verdad no muere, quizás hiberna.
    Me ha gustado mucho el artículo, lo comparto totalmente.
    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

  6. Maria, me parece una transcripción perfecta de todo lo acaecido,deberías difundirlo más. La memoria política es muy corta. Ya parece que no hubiera existido el 1 de octubre . Un saludo

    Le gusta a 1 persona

  7. ¿No has pensado la falta que hace cada voto de cada militante convencido de que, o el PSOE vuelve al socialismo o socialista no es? Hazle un favor al partido que fundo Pablo Iglesias Posse y vuelve a militar para que puedas votar

    Me gusta

  8. Ya estamos siempre hay un garbanzo negro en el puchero, y Rajoy con quien pavto para tener a su presidenta en el congreso??? Aqui vemos lo q queremo s, y los q le echaron han dado el gobierno a los q mas pobreza han creado en la gente humilde, el ar t iculo estupen d o saludos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s