El poder de las palabras

Publicado  en Cosas. Lo publico también aquí porque también es política y Cosas no tiene tantos seguidores.

Se me ha ocurrido volver a leer “La olla podrida”, un artículo que publiqué hace poco en Veoveo.. Siguió el proceso de todos los artículos: escribirlo, promocionar su lectura, dejarlo dormir en un archivo sustituido por uno nuevo. Pero al leer éste otra vez, después de la toma de posesión de Trump, se me han revuelto las tripas y más; se me ha revuelto el alma. La realidad confirma letra por letra lo que el artículo dice, y lo que dice da pavor.

Por diversos motivos, algunos muy evidentes, “La olla podrida” no se puede ni se podrá leer en ningún periódico. O sea, que si no fuera por la explosión democrática que han permitido las redes, no lo habría leído nadie. Claro que otros articulistas que sí tienen acceso a los medios convencionales han tratado el mismo tema de diversas maneras. Pero lo que dice mi artículo y cómo lo dice, habría quedado solo para mi. También por motivos diversos, algunos sospechables, los dos periódicos digitales en los que publicaba llevan cerrados varias semanas sin fecha de reapertura. Pero aquí están las redes, dando voz a quien quiera manifestarse, quejarse, vociferar. Aquí no hay otra forma de callarnos que no sea bloqueando una cuenta; lo que se puede subsanar fácilmente abriendo otra.

“La olla podrida” no llegó ni llegará a ningún kiosco ni papelería, pero sí llegó y sigue llegando casa por casa a quien pinchó el enlace en su ordenador. Como llegan las opiniones cortas o largas de quienes quieren compartir con los compañeros de redes lo que les agita la cabeza o las tripas.

Nunca antes estuvo la democracia tan amenazada como en estos momentos, y nunca antes tuvo en sus manos un arma tan poderosa para defenderse, como las redes por donde circula nuestra voz; la voz de todos. Lo que nos insta a todos a no dejar de utilizarla; a no rendirnos. Nos puede parecer que nuestros esfuerzos son inútiles ante un enemigo que supera en poder y extensión a todo concepto de Goliat. Nos puede parecer que lo que escribimos es una piedrecilla insignificante que no llega ni a rozar a un coloso al que no derribaría ni la roca más grande del mundo. Pero no es una roca lo que le puede derribar.

Al gigante que hoy amenaza nuestra libertad, nuestros derechos, se le puede vencer por agotamiento, y se le puede agotar repitiendo, un día tras otro, las verdades que dicta la razón. Para acabar con un tirano como Hitler tuvieron que morir millones de personas. Hoy, la tecnología nos permite derrocar a cualquier tirano con millones de palabras. Y las palabras no se agotan mientras viva nuestra mente, como descubrió Blas de Otero en un momento de brillante lucidez en medio de un paisaje tenebroso.

Si he perdido la vida, el tiempo, todo
lo que tiré, como un anillo, al agua,
si he perdido la voz en la maleza,
me queda la palabra.

Si he sufrido la sed, el hambre, todo
lo que era mío y resultó ser nada,
si he segado las sombras en silencio,
me queda la palabra.

Si abrí los labios para ver el rostro
puro y terrible de mi patria,
si abrí los labios hasta desgarrármelos,
me queda la palabra.

Nos queda la palabra. Y si por la Palabra se crearon todas las cosas, según el evangelio de Juan, por la palabra podemos seguir creando, y regenerando todo lo que existe.

Aquí dejo un puñado de mis palabras y me voy, como cada día, a leer las palabras de los demás para fortalecerme en la certeza de que no estoy sola, de que nadie lo está, de que somos millones luchando por crear un mundo como Dios o la Natrualeza lo quiseron al ponerlo en manos del hombre, macho y hembra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s