No somos memos

La encuesta llevada a cabo por la Cadena SER confirma unos resultados que cualquier persona de inteligencia media y algo interesada en la política pudo predecir el 1 de octubre pasado. No era necesario ser una lumbrera ni haber estudiado ciencias políticas para darse cuenta de que el escandaloso espectáculo del Comité Federal del PSOE que el 1 de octubre hizo dimitir al Secretario General del partido, llegaría a los votantes como señal de la división, debilidad e ineptitud del partido, eliminándolo como alternativa a la derecha.
No había sido esa la primera señal. Durante los dos años anteriores, los líderes de mayor influencia y poder del partido habían atacado sistemática y públicamente a su Secretario General de diversas maneras transmitiendo a los votantes su debilidad y su ineptitud en plenas campañas electorales, para luego culparle por la pérdida de votos.
Pedro Sánchez dimite y el Comité Federal impone una gestora que en el Congreso se abstiene para dar sus votos al PP faltando a la promesa electoral de Sánchez y al clamor de los militantes y simpatizantes del partido que exigen votar NO al partido corrupto que ha empobrecido a millones.
¿Verdaderamente había alguien entre esos líderes que supusiera que semejante gatuperio no pasaría factura al partido restándole credibilidad y votantes? Es imposible pensar que políticos con larga experiencia sean tan ignorantes, tan ingenuos. O los de la gestora y sus valedores son incurablemente memos o tenían y tienen la clara y firme intención de eliminar a la socialdemocracia como alternativa que pueda disputarle el gobierno al liberalismo del PP. En efecto, los encuestados para el Observatorio de la SER perciben a Susana Díaz como de derechas.
Pululan por las redes defensores de la gestora que echan la culpa de todo a Pedro Sánchez y de la división del partido, a los militantes que le defienden. Pues bien, esta encuesta de la SER les dice con toda claridad que los militantes y votantes del PSOE no son memos, que no se les puede engañar, que lo que hicieron los líderes que impusieron la gestora revelaron, sin lugar a dudas, la existencia en el PSOE de una quinta columna neoliberal decidida a frenar cualquier deriva del partido hacia la izquierda. ¿Para qué? Para que el partido, convertido a un seudosocialismo de centro, pueda tocar poder en coaliciones con los partidos conservadores que en este momento histórico imperan, desde los Estados Unidos al último rincón de Europa incluyendo a Rusia.
Y ahora, que siga haciendo el tonto quien no respete su propia inteligencia defendiendo lo indefendible. Los líderes que impusieron la gestora se han cargado al PSOE. Pero los ciudadanos seguirán hablando al margen de lo que les dicte la propaganda, porque los ciudadanos se han hecho mayores. Ya saben lo que buscan los políticos que persiguen, con la ceguera de perros en celo, cualquier cosa que les huela a poder. Lo saben, y contra ellos se reservan dar la batalla final con la única arma de que disponen, sus votos. Militantes y votantes del PSOE no les van a votar.
Anuncios

2 comentarios sobre “No somos memos

  1. España parece “el reino del revés”, en palabras de la canción para niños de María Elena Walsh que decía que “en el reino del revés nada un pájaro y vuela un pez, que un ladrón es vigilante y otro es juez y que dos mas dos son seis”… Después de las segundas elecciones, Pedro Sánchez fue señalado como el gran perdedor. Aquellos de su mismo partido que lo señalaban, miraban para otro lado, frotándose las manos, ignorando todo el acoso y derribo al que fue sometido por parte de todos los medios periodísticos, escritos, televisivos, grandes encuestadoras, etc. Tampoco querían ver que nunca antes un SG tuvo a un rival como Podemos, que se cargó a Izquierda Unida y que tuvo todos los medios a su disposición. Sí, todos esos medios que dieron la espalda a Pedro. Más ya no se podía pedir. Rajoy estaba tocando el cielo con sus grasientas manos. Pero el sorpasso se transformó en tortasso y a la semana las encuestas comenzaban a mostrar que el PSOE subía con el NO a Rajoy. Pero, claro, ir a terceras elecciones era como visitar el infierno. Había que quedarse allí. Quién lo dictaminó? Los grandes poderes. Ya sabemos cómo le fue a Pedro por seguir con su NO y ya sabemos cómo nació ese monstruo de gestora con muñequitos diciendo cualquier cosa, menos la verdad. Lo que nadie pudo predecir, es la reacción de la militancia y de los simpatizantes socialistas. Los señores y señoras de la gestora, que tomen aire, que respiren profundo, porque “no somos memos”.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s