Los votos de la otra España

Publicado en El Socialista Digital el 9 de junio de 2016

 

MADRID, 09/06/2016.- El secretario general y candidato del PSOE, Pedro Sánchez, interviene en el acto de inicio de la campaña electoral en la plaza Pedro Zerolo de Madrid.- EFE/Paco Campos.

 

Una loca a la que no le gustan los gatos tiene ciento veintidós porque no le gustan los perros. El encargado de abrir en España una cuña al fascismo de izquierdas latinoamericano se hace socialdemócrata días después de haberse aliado con el Partido Comunista. Por la calle viene un obispo con una cola de cincuenta metros para barrer todas las malas costumbres que asolan al mundo desde el Renacimiento.

La España de nuestros amores sigue viva y por ella no pasan los años. Es la misma que celebró la República y días después se la cargó a tiros. A esa España irracional, frenética apelan el PP y Unidos Podemos. Para el uno, el 30% de la población tiene una edad mental inferior a los doce años. Para el otro, el mismo porcentaje corresponde a una clase intelectual inferior a la de sus líderes y son, por lo tanto, en opinión de Iglesias, chusma, lumpen. Por eso no extraña que la campaña electoral de ambas fuerzas parezca diseñada por nuevos creativos elegidos por concurso entre gente sin graduado escolar; para que se entienda.

¿Quién no entiende un corazón, un abrazo, una sonrisa? El PP se vende a ritmo de merengue, el son dominicano que pide bailarse arrastrando los pies, apto, por lo tanto, para vejetes marchosos con fuerzas para y ganas de ir a votar. Unidos Podemos canta la Internacional en maquinorro para seguir pescando jóvenes cultos de la cultura del cannabis y del botellón; y para el segmento que empieza a teñir canas, un catálogo supermegademócratasocial plagiado del catálogo de una multinacional sueca, símbolo de la clase media milenista que tiene que montarse los muebles porque lo que gana no le llega para otra cosa que dé el pego.

La presentación del catálogo a lo sueco que contiene un programa a lo idealista soviético, fue de lo más y merece punto y aparte. El plató, minimalista. Carolina Bescansa, experta en saber vestir y estar según las circunstancias y el entorno, sustituyó la camiseta de las manis por un blazer supertrendy en un rosa pálido muy nórdico, sobre pantalones blancos, rematado todo ello con unas zapatillas de deporte para evitar que los suspicaces asociaran su look al de las señoras del PP. Aunque del PP ya están aprendiendo otras cosas. Como resulta que el programa actual anuncia un recorte de 3.000 millones entre lo que Podemos prometía en diciembre y los 6.000 millones que el programa promete ahora, a la pregunta de un periodista sobre tal ajuste, un representante de Podemos responde que él no lo llamaría “ajuste” sino más bien “crecimiento un poco más limitado”. ¿Qué era en realidad la amnistía fiscal del PP? Una regulación extraordinaria o una declaración tributaria especial u otras definiciones más abstrusas. Si resulta que después ni los 6.000 millones aparecen porque hay que dárselos a Europa, que nadie diga recorte en gasto público; se computa en la herencia recibida y la chusma, a callar.

El catálogo de Podemos es de lo más público general que imaginarse pueda. Pueden leerlo todos los miembros de la familia sin miedo a incurrir en pecado, ni venial. La salita llena de juguetes de la portada es un primor y políticos tan importantes como todo un general en la cocina testifican que, con Podemos, la desigualdad de género se acabó. Dice Bescansa que “el primer objetivo del catálogo es convertirlo en el programa más leído de la historia de los programas electorales en nuestro país”. Y a fe que lo consiguen. Ikea, la plagiada, distribuyó el año pasado en España diez millones de ejemplares de su catálogo. El de Podemos va a brillar en todas las salitas de España. Su resplandor irá penetrando subliminalmente por los ojos que lo miren y tras hacer escala en la corteza cerebral, seguirá su camino hacia el hipotálamo y de allí a la hipófisis, y los padres y madres de familia que compran en Ikea acabarán depositando el voto por Unidos Podemos sin siquiera darse cuenta. Iglesias ya no sueña sorpasar al PSOE. Gracias al genio que concibió plagiar a los suecos, Iglesias se asoma desde un alto balcón a todos los techos de España pensando que faltan días para que todo eso sea suyo. Ya se lo decía su madre, que se le estaba poniendo cara de presidente, y las madres nunca se equivocan.

La prensa afecta al PP, que es casi toda la prensa por imperativo de los accionistas, sigue con la consigna de ningunear al PSOE destacando solo sus conflictos internos y la falta de personalidad de su líder, pero ya parece titubear. La aparición del catálogo prodigioso ha desconcertado a los consejos de administración y a los expertos en propaganda que asesoran al PP. La estrategia de promocionar a Podemos para que eclipsara al PSOE era, sin duda, genial. La mayoría, centrada, no iba a votar a un radical comunista sin chaqueta y con coleta, pero la mayoría de la minoría, sí. De pronto resulta que el comunista se declara socialdemócrata ante el Círculo de Empresarios y lanza un catálogo tal que nadie pondría en duda su filiación con Olof Palme. Los encargados de propaganda del PP deben estar sobrecogidos y musitando uyuyuy. ¿Ahora cómo le desmontan la casita de muñecas a Unidos Podemos? Cabe esperar que durante los próximos días la presencia de Iglesias en lo medios se verá reducida drásticamente y los medios empezarán a vender que la supervivencia del PSOE resulta fundamental para la democracia de este país. De hecho, algunos ya empezaron ayer. Ahora hay que sacar a toda prisa al PSOE que tenían encerrado en un sótano a ver si recupera algunos votos de los que le quitó Podemos gracias a la televisión. ¿No será demasiado tarde? Si la derecha rancia, insolidaria y cobarde ya sabe a quién votar y también lo saben los que quieren que les cuenten cuentos que les hagan sonreír, sean nórdicos o caribeños, ¿de dónde va sacar votos el PSOE?

El PSOE sacará sus votos de la otra España, porque hay otra España. Hubo la España de Machado, de Lorca, de Miguel Hernández, de León, de Zambrano, de Nelken. Hubo la España que soñó la República donde habían de nacer y crecer la justicia y la igualdad; la España que vio sus sueños aplastados por los dogmas y las imposiciones de comunistas y anarquistas fanáticos e irresponsables para quienes las ideas valían más que lo seres humanos; la que vio sus sueños aplastados por las botas asesinas de un ejército para el que no valían nada ni los seres humanos ni las ideas. La hubo y la sigue habiendo porque esa España vivió en letargo cuarenta años, pero se despertó con tal ímpetu que hoy nadie la puede dar por muerta.

Hubo la España de Carrillo, de González, supervivientes uno de la guerra y otro de la dictadura, que entendieron, por fin, que la política no puede encastillarse en dogmas ideológicos; que la política debe ser el correcto ejercicio del poder otorgado por los ciudadanos para gestionar los intereses de los ciudadanos de modo que beneficie a los ciudadanos. La hubo y la sigue habiendo porque bien viva que está.

Y hay la España que ni puede comprar pienso para sus gatos ni alimentar bien a sus hijos; la España de los viejos y nuevos pobres que ya no pueden comprar ni en Ikea. Hay la España de los jóvenes que se han pelado los codos y quemado las pestañas para ganarse el derecho a un buen trabajo. Hay la España que no acepta que a los cincuenta años un ser humano no tenga ingresos para pagarse el derecho a vivir.

Hay una España indignada, harta de que unos la engañen tomando a los españoles por menores de doce años o por gentuza ignorante. Una España que no quiere ser cómplice de un partido delincuente ni quiere que le cuenten cuentos para atontarla. Hay una España que quiere políticos que sepan lo que es la política y que se pongan a gestionar para sacarnos a todos del bache; sin vídeos, sin catálogos, sin espectáculos, sin puñetas.

Hay otra España que no es la que vota a partidos como el PP o Unidos Podemos. De esa España va a sacar el PSOE los votos que necesita para que Pedro Sánchez Pérez-Castejón se ponga a trabajar de una vez, antes de que mangantes y feriantes acaben con todas las Españas.

Anuncios

3 comentarios sobre “Los votos de la otra España

  1. Todo eso tal vez sea así, pero somos muchos los que estamos hasta los ….. de los que nos han desgobernado hasta ahora, paripé democrático, corruPPción bipartidista, pérdida de DDSS/DDHH……

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s