Una furia de todos los demonios

Publicado en Publicoscopia el 26 de julio de 2015

Escribí este artículo hace casi un año. Vuelvo a ponerlo aquí porque hoy tengo una furia de todos los demonios.

 

“Tengo una furia de todos los demonios y no voy a soportarlo más”.(Parlamento de Howard Beale en la película Network, 1976).

 

 

El chico no tenía conocimientos ni experiencia alguna en política. Hace cuatro años, a muchos sorprendió que el partido tradicionalmente preponderante en la comarca le colocara en el primer lugar de la lista a las elecciones municipales de un pueblo, pequeño, pero de cierta importancia económica. El partido ganó las elecciones, como siempre desde hacía muchísimos años, y el joven afortunado se vio alcalde del municipio y presidente del Consell Comarcal, cargo éste remunerado generosamente con el que se acostumbra premiar a quien representa en la capital al partido que ha ganado las elecciones en la comarca.

Y llegaron las últimas municipales. El joven, o más bien su partido, perdió la mayoría absoluta, y un pacto entre las otras fuerzas le privó de la alcaldía. Los otros alcaldes electos de la comarca dijeron que al joven ya sin cargo no se le podía mantener como presidente del Consell. Pero, oh misterio, el partido con mayor número de alcaldes electos y con potestad, por lo tanto, de elegir al presidente del Consell Comarcal, decide que al chico no se le puede dejar sin cargo y sin sueldo. Se inicia una larguísima negociación entre todos los alcaldes electos en la que se tuercen brazos y voluntades para conseguir a toda costa que al joven no le quiten el pastel. Al final el asunto queda en extrañas tablas. El ya ex alcalde retendrá su puesto como presidente del Consell Comarcal durante año y medio y pasará cargo y sueldo a otro alcalde, éste sí, electo, que los disfrutará durante los dos años y medio restantes. Para evitar discordia, se otorgan cargos, generosamente remunerados también, como premio de consolación a otros que se consideraban con mayor derecho a presidir el Consell que el joven destronado.

VALENCIA, 15/03/2015.- El ninot de la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, aludiendo al “caloret”, uno de los muchos que ya se pueden ver en las fallas donde se ultima el montaje de los monumentos para tenerlos preparados esta medianoche. EFE/Kai Försterling

Resulta enternecedora la solidaridad de un partido con un compañero que se queda sin trabajo. Es admirable la voluntad de ese partido de dejar contentos a todos sus candidatos aunque eso suponga doblar la partida presupuestaria para repartir sueldos. Uno se pregunta, ¿es posible tanta generosidad en un partido político? Bueno, el dinero no lo va a poner el partido. Esos sueldos los van a pagar los ciudadanos con sus impuestos. Como pagamos los sueldos de diputados de las diputaciones y de los parlamentos; de senadores; de presidentes varios, etc. etc. etc. Hoy mismo nos cuenta la radio que en una conversación grabada, uno de los imputados en la trama Púnica le dice a otro: “Aquí estoy tocándome los huevos. Para eso me hice diputado”. Confesión análoga a la que hiciera Zaplana hace unos años: “Yo estoy en política para forrarme”.

¿Dónde ha ocurrido esta pequeña historia? El nombre del pueblo importa poco. Porque este, llamémosle incidente, se repite con variantes diversas en muchísimos pueblos y comarcas de todo el territorio español. Es solo una muestra de la inmoralidad, de la indecencia, de la poca vergüenza de quienes pervierten la política, simples medrantes que consiguen meterse en listas electorales y hasta ganar, y que una vez obtenido el cargo y la prebenda, se ponen a tejer por aquí y manejear por allá despreciando a los ciudadanos que les han elegido. Lo que a la vez demuestra que los ciudadanos se dejan despreciar sin oponer resistencia alguna. ¿Pero es que pueden hacer algo para defenderse del robo de sus impuestos? Pues sí. Podrían, por lo menos, no votar a partidos manchados por la corrupción.

Sí importa señalar que este incidente específico sucedió en Cataluña, ese país donde no pasa nada que no tenga que ver con lo de independencia sí o independencia no; el asunto estrella de Artur Mas y de Convergència porque de él esperan que les salve los trastos aunque sea durante cuatro años más. Para algunos, ese tiempo puede significar eludir la cárcel por prescripción de los delitos que se les imputan.

Llevamos años leyendo y oyendo análisis del problema catalán, de los peligros que el problema catalán supone para la unidad del estado, de las consecuencias que puede tener para todos los españoles, cuando una somera reflexión basta para concluir que, pase lo que pase, no pasará absolutamente nada. Lo que sigue pasando es que quienes nos gobiernan siguen haciendo lo que les da la gana sin tener en cuenta otras necesidades que las suyas.

Este panorama de unos individuos sin escrúpulos que gobiernan y, por lo tanto, transforman la realidad individual y social de un país, mantenidos por el trabajo de los asalariados, nos echa encima un aluvión de preguntas, estas sí vitales de necesidad. ¿Cómo es posible que unos listos de pueblo puedan crear cargos y repartirse sueldos sin dar explicaciones a nadie? ¿Cómo es posible que unos fulleros de ciudad aprovechen el nombre de su familia o se aprovechen de amigos o de sus contactos para robar millones sin que nadie diga nada? ¿Cómo es posible que el presidente de un gobierno autonómico y el mismísimo presidente de gobierno del estado sean también presidentes de partidos acusados de corrupción y que sigan en sus cargos como si nada pasara? ¿Cómo es posible que la ciudadanía ignore el desgobierno y la corrupción aceptando la mentira de que todo va a cambiar cuando Cataluña sea independiente? ¿Cómo se puede aceptar que un President de la Generalitat pervierta el voto de los ciudadanos obligandoles a ignorar el motivo legal de las elecciones y a votar en un plebiscito ilegal que no tendrá, además, consecuencia alguna que no sea prorrogarle el poder a Convergència? ¿Cómo es posible que todos callen mientras Convergència y Artur Mas, en un acto de absoluto desprecio a la democracia, presentan una lista fantasma y la identifican con el sí a la independencia para perpetuarse en el poder? ¿Cómo es posible que nadie rechiste mientras el gobierno del estado prepara una reforma a la ley electoral para primar a la lista de su partido en las elecciones generales?

VALENCIA, 15/03/2015. El ninot de Mariano Rajoy con el pulgar levantado es uno de los muchos que ya se pueden ver en las fallas donde se ultima el montaje de los monumentos para tenerlos prepardaos esta medianoche. EFE/Kai Försterling.

Ante la evidente degeneración moral de España, hasta los medios extranjeros empiezan a preguntarse si la corrupción y el hecho de que la ciudadanía la acepte como acepta otras tradiciones patrias no será un problema antropológico, algo grabado en la idiosincrasia del país. Pero ni la vergüenza hace reaccionar a los españoles. Tal vez porque el problema es, en realidad, psicológico; porque es el síntoma de los traumas causados por una guerra fratricida y por cuarenta años de terror. El miedo es una emoción mucho más potente que la vergüenza. El español aprendió a callar a palos y ha enseñado a sus hijos a callar por miedo a que tengan que sufrir lo mismo. Entonces, ¿la cloaca moral en la que vivimos no tiene remedio? Hay una emoción que le puede al miedo: la indignación.

En 1976, una película sobre una cadena de televisión ficticia causó una auténtica conmoción en el mundo entero. Network, exhibida en España con el título de Un mundo implacable, pronto se convirtió en una película de culto y una de sus escenas se ha seguido reproduciendo hasta el día de hoy. En ella, Howard Beale, un presentador de noticias, suelta un discurso en el que enumera las desgracias que aquejan al país y pide a los espectadores que se indignen. “No tengo que decirles que las cosas van mal” gruñe. “Todo el mundo sabe que van mal… Todos están sin trabajo o con miedo a perder su trabajo. Sabemos que las cosas están mal, peor que mal”, repite enfureciéndose. “Es como si todo se estuviera volviendo loco…Nos sentamos en casa y el mundo en el que vivimos se vuelve cada vez más pequeño y todo lo que decimos es: ‘Por favor, al menos dejadnos en paz en nuestra sala de estar. Dejadme con mi tostadora y mi televisor y mis neumáticos radiales, y no diré nada. Solo dejadnos en paz’ ”.

Es lo que pide la mayoría, que la dejen en paz, que se pudra lo que se pudra y caiga quien tenga que caer, pero que la dejen en paz.

“Bien”, grita Beale, “no voy a dejaros en paz. ¡Quiero que os pongáis furiosos!…Solo sé que lo primero que tenéis que hacer es poneros furiosos. Tenéis que decir: ‘¡Soy un ser humano, maldición! ¡Mi vida tiene valor!’… Las cosas tienen que cambiar, pero antes tenéis que enfureceros…Tenéis que gritar: ‘Tengo una furia de todos los demonios y ya no voy a soportarlo más’ ”.

Tenemos que sacar del fondo del alma y de las vísceras una furia que ahogue nuestros miedos; un furia que mueva a implicarse para cambiar las costumbres inmorales de un país que apesta; furia, sobre todo contra esa mayoría irresponsable que vota por ineptos y corruptos por no tomarse el trabajo de informarse y reflexionar sobre lo que ocurre; furia porque al entregarles el poder, la mayoría nos condena a todos a soportar el gobierno de los peores. Tenemos que gritarnos: “Somos seres humanos, maldición. Nuestras vidas tienen un valor”, para despertar del marasmo y valorar nuestro trabajo y negarnos a trabajar para mantener ladrones y fulleros. Tenemos que hacer que una furia de todos los demonios nos empuje a levantar la cabeza y hacernos respetar.

VALENCIA:GRA072. VALENCIA, 06/02/2015.- Un ninot que representa al extesorero del PP Luis Bárcenas podrá contemplarse a partir de mañana tras la inauguración de la exposición de ninot y que supone el pistoletazo de salida de las Fallas 2015. EFE/Kai Försterling.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s