¿Quién se atreve a pedirle el voto a la clase media?

Buenos días, amigos
Acabo de oír el artículo diario de Iñaki Gabilondo. Termina con una frase para reflexionar: “¿Quién se atreve a pedirle el voto a la clase media?” La clase de las grandes ilusiones que vio cómo su esfuerzo conseguía situarles en una posición superior a la de sus padres y garantizar, creían, una posición aún mejor para sus hijos. La clase que con sus pequeños triunfos despertó la codicia de los parásitos financieros y políticos que se lanzaron, como se lanzaban los invasores trashumantes sobre los pueblos prósperos, a despojarla con iniquidad de sus bienes, de sus derechos, de su manera de vivir.
¿Quién se atreve a pedirle el voto a la clase media? Se atreven los expoliadores. El parásito confía en la pasividad del organismo que le hospeda. Se atreven los enemigos de los expoliadores; unos, como salvadores que se ofrecen a devolver lo expoliado; otros que, resucitando reivindicaciones añejas, ofrecen disolver a todos en una clase única de obreros satisfechos bajo la autoridad de políticos y burócratas garantes de sus estómagos. ¿Quién se atreve a pedirle el voto a la clase media? Los que ahora se acuerdan de que existe y de que la existencia de los que piden su voto depende de los millones de votos que la clase media puede aportar.
¿A quién votará la clase media?

Anuncios

Un comentario sobre “¿Quién se atreve a pedirle el voto a la clase media?

  1. Interesante e inquietante reflexión con la que no coincido al 100%.
    Me explico:
    La realidad de la clase media española esta formada por tres generaciones que han vivido la evolución, muy trabajada, de su economía, de su estatus social y, también, de la democracia. La clase media ha visto despertar esta formula de cohesión social, en ocasiones la ha mandado a hibernar (porque la inercia de la economía le era conveniente) y la ha despertado cuando debía despertarla.
    Nos hayamos ante un momento de zarandeo, de hartazgo, de absolutismo gubernamental simulado y diferido. La clase media, como hizo en el pasado, sabrá quitarse la desidia y acudir a votar para intentar variar la tendencia. Lo ha hecho históricamente (no pondré ejemplos por no alargarme pero con acudir a los acontecimientos electorales, a sus circunstancias, es más que suficiente para entender esto que digo) por lo que la pregunta debe ser otra:
    ¿Como movilizar a los nuevos votantes y a la juventud situada entre los 25 y 35 años para que acudan a votar? Esa juventud llegó, con suerte, a ser mileurista y ser mileurista poco o nada tiene que ver con ser clase media por mucho que, ahora, ganar 1000 euros al mes parezca cosa de ricos.
    Un cordial saludo.
    Manuel.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s