Muchísimos más

Buenos días, amigos

Hay rumores de bronca en el mundo. Rusos malos quieren guerra contra ucranianos también malos. Un sirio perverso quiere acabar con sus opositores, también perversos, matando a su gente a discreción.

 ¿Nos importa? La verdad, sólo a unos cuantos y sólo un poco. La atención sintoniza cuando en la radio nos hablan de impuestos, de recortes, de trabajo; cuando nos dice qué es de nosotros, qué va a ser.

Dice la radio que el gobierno francés, socialista, se ha entregado a lo que manda el Dinero. Es decir, para entendernos en claro, que se ha vuelto de derechas.  La Unión Europea manda que las consecuencias de la crisis las paguen los medio-pobres con sus impuestos y que a los pobres de solemnidad se les deje de ayudar a sobrevivir. La Unión Europea manda y hay que obedecer, tanto si eres azul como si rojo. La Unión Europea manda, y Rajoy y Hollande acatan aunque al uno le cueste menos que al otro.

¿Y quién es la Unión Europea? se pregunta el medio-pobre mientras desayuna con las noticias -el pobre-pobre sólo piensa cómo va comer. Tres comentaristas responden a la pregunta: la Unión Europea es el Dinero.   ¿Y quién es el Dinero? Un grupo de señoras y señores que viven en una cumbre muy lejana a cuerpo de dioses, planeando cómo transformar el mundo para que siempre exista esa cumbre y sus vástagos puedan disfrutarla. ¿Y cómo es que tienen tanto poder? Gracias a un ejército de políticos que gestionan todos los recursos y controlan la vida de la plebe;  a un ejército de clérigos que gestionan las conciencias de la plebe; gracias a la plebe controlada por políticos y clérigos.

¿Cómo? ¿Quiere eso decir que los medio-pobres y los pobres estamos ayudando al Dinero a transformar el mundo   para que siempre haya una plebe esclavizada que trabaje para engordar al Dinero y a los hijos del Dinero? Pues sí, y siempre ha sido así, te dicen. Pasaba que a la plebe se le habían hecho demasiadas concesiones. Algunos, gracias a los crédito y las hipotecas, se treparon a una colina de nada y se llamaron clase media creyendo que dejaban de ser pobres. Lo que ahora pasa es se está organizando el mundo para poner a cada cual en su sitio y asegurarse de que no vuelvan  a salir de allí.

Entonces, eso significa que los medio-pobres y los pobres no vamos a salir de donde estamos.

Eso significa  que depende de nosotros porque somos más, muchísimos más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s