Depende de nosotros

Buenos días, amigos. Parecen malos cuando te despierta la radio. Hoy las noticias confirman el derrumbe del país, derrumbe económico y moral que nos ha devuelto al subdesarrollo. 
El gobierno no gobierna, ordena y manda ya sin molestarse siquiera en guardar las apariencias. La comunidad de Madrid, por ejemplo, aumenta la calificación de dependencia de una cantidad de beneficiarios y recibe del estado 8 millones de euros para cubrir el gasto. No informa a las personas que debían beneficiarse de esta recalificación y se queda con el dinero. El Tribunal de Justicia de Valencia permite que un corrupto eluda la condena a 3 años de cárcel mientras espera el indulto. El CGPJ está presidido por un hombre del gobierno de Aznar. 
El suma y sigue ocuparía tanto espacio que nadie se molestaría en leerlo. ¿Y esto qué es? La certeza de que los españoles son corruptos en potencia y consienten, por lo tanto, la corrupción de los políticos sin castigarles en las urnas. Que roben lo que quieran. Todos robaríamos si pudiéramos.
Mientras tanto, los tertulianos de la Cadena SER empiezan su jornada comentando el gran problema del país: los catalanes empiezan unas conferencias llamadas ·España contra Cataluña”. Otra vez los nacionalismos, que excitan las glándulas, se encargarán de distraer al personal, como el fútbol y los toros, para que sigan dejándose atar, amordazar, robar sin oponer resistencia. 
Uno se pregunta: ante semejante despelote que ya ni se molesta en ocultar sus vergüenzas, ¿tenemos alguna garantía de que habrá dentro de dos años elecciones limpias? No la tenemos. ¿Existe alguna manera de salvarnos de una dictadura por mayoría absoluta, en votos o en apoyos, que perpetúe esta situación durante décadas? Sólo una, que la superioridad del poder de los ciudadanos se manifieste en la calle. 
Este nuevo día nos amanece flotando como podemos en una realidad repugnante, pero con una esperanza, por débil que pueda parecer: la solución depende de nosotros.
Depende de que no nos miremos el ombligo, depende de que no nos dejemos distraer, depende de que nos molestemos en informarnos, en escribir, en compartir, en responder a las convocatorias de manifestaciones mojándonos, pasando frío o calor, en demostrar con nuestros votos que no somos esclavos.
¡Animémonos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s