No paren la noria, que no me bajo

He releído algunas entradas con el propósito de escribir con más frecuencia. He acabado con el mismo mareo con que acabo las noches después de oír a los tertulianos de Hora 25 en la Cadena Ser; el mismo que me nubla la vista y me obnubila  el entendimiento cuando leo la sección de Opinión en la prensa; el mismo que me invade cuando leo mis notificaciones de FB, mis twits de twiter. Vueltas y vueltas y vueltas y vueltas a lo mismo, a todas horas, todos los días. Bárcenas robó millones; dos presidentes cobraron sobres; el PP está de mierda hasta la coronilla, pero nadie explica ni dimite. Y te dicen: “Hay que ser masoquista para seguir oyendo y leyendo y comentando, girando en las aguas negras que infectan nuestras vidas.” Pues no, no soy masoquista. Soy orgullosa, que no es lo mismo. Tengo un gran sentido de mi dignidad. Y me descompone, me revienta que Mariano Rajoy le diga a sus dirigentes: “Chitón. Que pregunten lo que les de la gana. Nosotros a no contestar más que lo que nos de la gana. La segunda, tal; la primera, ¿cuála?  Y el que pueda, porque su ingenio se lo permita, a soltar esas respuestas sin parangón de nuestra genial María Dolores. ¿Lo habéis entendido bien?  Dejad que comenten nuestro silencio en todos los programas, todos los días, a todas horas. Nadie aguanta la gota malaya de comentar mi silencio porque no hay otra cosa que comentar. Hasta el más bragado se rompe y acaba por apagar la radio y ponerse pensar en otra cosa”.

Y aquí es donde me sale el “NOOOOOOOOOOO” desde el fondo del alma. “Usted es muy listo. Y no hay duda de que su estrategia tiene todas las posibilidades de triunfar. Pero no cuenta con que en este país hay gente inteligente, mucha más de la que usted se cree. Y gente con orgullo, con dignidad. Gente a la que no le da la gana de quedarse con lo que a usted le de  la gana de decir o no decir. Gente que está harta de sus estrategias humillantes. Y que por eso, aunque sólo sea por demostrarle que sus estrategias pueden fracasar, ni apagamos la tele ni la radio ni FB ni tweeter y seguimos y seguiremos dando vueltas aunque nos cueste vómitos, hasta que la noria se pare a la fuerza, porque el día de las elecciones se tiene que parar, y podamos enseñarle  que este país no se gobierna con estrategias para imbéciles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s