Medias verdades, engaño completo.

Irak fue una guerra en la que participó España: cierto. Zapatero, como millones de españoles, dijo no a la guerra: cierto. Zapatero ha decidido que España participe en una guerra: cierto.  Zapatero dice sí a la guerra. Fíjate tú cómo se contradice este hombre, con lo que criticó a Aznar y resulta que son iguales.

Es evidente que quien está pregonando esta falacia a sabiendas tiene la clara intención de engañar, por lo que ningún argumento puede servir para sacarle de su error interesado.  Quien se trague un engaño tan burdo cayendo en la trampa de las medias verdades, tal vez sea incapaz de entender argumentos lógicos. Pero uno, que no traga, no puede resistir la tentación de responder a los que van contando con la estupidez del personal para colar sus sofismas. Por dignidad, por orgullo, por lo que se quiera, uno no puede evitar indignarse cuando detecta que alguien quiere tomarle el pelo. Y la indignación, como mínimo,  empuja con fuerza irresistible a replicar al listo: “A mi no me la das”.

No voy a repetir lo que todos sabemos sobre las circunstancias específicas que hacen diametralmente opuestas las acciones de Aznar y Zapatero en las respectivas guerras de Irak y Libia. Quien no sabiendo las diferencias se atreve a equiparar ambos conflictos, que se las pregunte a Wikipedia si no quiere hablar por hablar. Tengo poco tiempo, así que dejo lo general y voy a otros argumentos leídos y escuchados en los últimos días, igualmente falaces, es decir, engañosos, y sobre todo, profundamente injustos.

Dicen por ahí que quienes votaron a Zapatero deben tener problemas para digerir que ahora nos haya metido en una guerra. Yo voté a Zapatero en 2004 y 2008 y no me resulta difícil  digerir su decisión de unirse a los países que han decidido acabar con la masacre de libios que estaba llevando a cabo un loco asesino.

Dicen que se trata de una decisión hipócrita porque hasta el otro día los países que ahora le atacan vendían armas al dictador.  Entonces, ¿es moralmente correcto que, para evitar una actitud tan fea como la hipocresía,  ahora se deje morir a civiles y a jóvenes que quieren cambiar su país? A esos civiles, a esos jóvenes que quieren democracia  les importa un pimiento si los líderes occidentales que, finalmente, han decidido ayudarles son coherentes o hipócritas. Lo que les importa, lo que agradecen, es que les salven de una masacre segura.

Dicen que hay dictadores en otras partes contra los que la comunidad internacional no interviene porque son países que no interesan. ¿Y eso nos autoriza a cruzarnos de brazos como niños enrabiados diciendo: “Pues si no atacan a otros dictadores, a Gadafi tampoco. Ala,  que se zurzan los libios”.

Dicen que Zapatero empezó su mandato sacándonos de la guerra de Irak y que lo acaba metiéndonos en otra guerra, lo que demuestra que es un mentiroso, etc. Pues sí, Zapatero empezó su mandato con un acto de valentía que le enfrentó a la primera potencia del mundo; un acto ejemplar de respeto a la legalidad y a la opinión de la mayoría del pueblo español. Si este ha de ser su último mandato, según dicen las encuestas, acaba como empezó, dando muestras de una valentía que raras veces se ha visto en los políticos de este país y del resto del mundo. Con valentía y un enorme sentido de la responsabilidad ha ido tomando decisiones impopulares sabiendo que eso acabaría con su carrera política. Con valentía, coherencia con sus principios y un enorme sentido de la responsabilidad se ha unido a los países que comprenden la trascendencia que puede tener para toda Europa que la ribera sur del Mediterráneo deje de ser nido de dictadores y en ella florezcan democracias fuertes dedicadas al progreso de sus respectivas naciones.  ¿Alguien conoce a algún político que haya sido capaz de echar por la borda sus propios intereses para sacar adelante este país?

En estos momentos,  defender a Zapatero es ir en contra de una gran mayoría  intoxicada con falacias,. Pero que a gusto se queda uno cuando manifiesta lo que le parece justo y responde con todo el orgullo que le cabe: “A mi no me la dais”.

Anuncios

Un comentario sobre “Medias verdades, engaño completo.

  1. María, estoy tan de acuerdo contigo que no puedo añadir ni una coma a tu entrada y tú gran verdad… que es eso… !! la verdad sin falacias ni engaños !!.
    !!! Enhorabuena !!! y gracias por ésta entrada en tu blog llena de valentía y coraje. Un beso grande.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s