España a la pata coja

Dormían tranquilas las conciencias de quienes pregonaban tener la conciencia tranquila cada vez que les denunciaban o les imputaban por corrupción. Tanto se repitió la tranquilidad de las conciencias de los corruptos y culpables de delitos diversos, que acabó por aceptarse como absolución universal. Tener la conciencia tranquila era síntoma inequívoco de que un acusado… Leer más España a la pata coja